Recientemente nos enterábamos de la creación de la llamada Plataforma por las Libertades para “denunciar la vulneración de libertades que supone la ideología de género”. Ésta plataforma nace a partir de la unión de diversas organizaciones sociales y educativas relacionadas con la Iglesia Católica y la defensa de sus valores1, entre ellas Hazte Oír que recientemente envió 100.000 guías a los centros educativos promocionando la homofobia2.

Al leer su manifiesto nos encontramos que, escondida con palabrería libertaria y legal y criticando una supuesta falta de rigor científico ante las cuestiones de género, igualdad y derechos LGTBI, se encuentra la más rancia homofobia y sexismo. En cuanto empezamos a rascar un poco en sus motivaciones vemos en su propia página las supuestas desigualdades y faltas de libertad a las que se refieren3: se oponen a la financiación de organizaciones y programas destinados a la defensa de las personas LGTBI, a que se les dé asesoramiento en los centros de estudio en los primeros momentos de descubrimiento de su sexualidad, a que se muestren todos los tipos diferentes de familia y no solo el tradicional, al vacío institucional que se le hace a sus panfletos homófobos, etc.

Entre los adheridos a esta plataforma se encuentra la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) en una de las últimas genialidades de su fundador y propietario, José Mendoza, que además es consultor del Pontificio Consejo para la Familia. Ésta es la misma persona que dijo que el matrimonio homosexual es “una abominación a los ojos de Dios”4. Éstas organizaciones que promueven la homofobia y la discriminación se apoyan totalmente en el sistema capitalista para promover su agenda pues, como parte de la clase dominante, disponen de los medios necesarios para asegurar sus intereses: el enfrentamiento dentro de la clase obrera y las clases populares por cuestiones de orientación e identidad sexual consiguiendo así perpetuar al sistema que nos oprime por igual.

Además, ¿con qué autoridad moral se atreven a criticar la utilización de dinero público aquéllos que han obtenido suelo público regalado para sus negocios y que disfrutan de toda clase de privilegios de las instituciones públicas?5 ¿Con qué autoridad moral hablan de falta de libertades aquéllos que obligan a estudiar teología dentro del plan de estudios de todos los grados? ¿Con qué autoridad moral hablan de vulneración de leyes aquéllos que construyen sin licencia y evaden impuestos?6

Por estos motivos desde el PCPE queremos realizar una denuncia pública de esta organización y sus ideas que solo pretenden la desigualdad. También queremos realizar un llamamiento a las organizaciones y colectivos LGTBI de la Región de Murcia para realizar acciones de denuncia de esta situación así como de otras promociones de la discriminación toleradas por la legalidad burguesa y presentamos nuestra disposición a trabajar con ellas.

Desde el PCPE defendemos la total separación de cualquier culto religioso y el Estado así como un modelo educativo totalmente público, con control del material escolar y la existencia únicamente de centros públicos, como única garantía para la defensa de los derechos sociales.