Este 9 de marzo se han vaciado los centros de estudio, con una huelga masivamente secundada por parte del estudiantado y bien respaldada por el profesorado como en el 26O, sumándose esta vez otros trabajadores de la enseñanza a la convocatoria, de todas las etapas, desde las escuelas infantiles a la universidad. Las familias y el conjunto del pueblo trabajador han vuelto a volcarse en esta lucha, apoyando todas las movilizaciones unitarias que desde la mañana tuvieron lugar en nuestra región, confluyendo por la tarde en una inmensa manifestación que recorrió las calles de Madrid convocada por la Plataforma Regional por la Escuela Pública.

La Huelga se ha convocado en un momento absolutamente propicio y ha aumentado el seguimiento del 26O. La negociación de los presupuestos de 2017, la propuesta de acuerdo sectorial al profesorado y educativo para nuestra región, la amenaza de aplicación del Espacio Madrileño de Educación Superior, la necesidad de consolidar el empleo para el personal de administración y servicios, la equiparación de condiciones entre los trabajadores de la privada y la pública, la remunicipalización con subrogación de las escuelas infantiles, de música y danza, el cambio en las condiciones de contratación de los investigadores, etc.

El éxito del 9M ha demostrado que las movilizaciones no se convocan, sino que se organizan desde la base, con la participación de todos los sectores involucrados, centro a centro, barrio a barrio. Este trabajo previo fraguó el éxito de decenas de convocatorias unitarias en la mañana del 9M y se han creado o fortalecido comisiones de coordinación, comités de huelga y plataformas locales en defensa de la escuela pública. Debemos reforzar especialmente las asambleas de centro y el trabajo diario para encarar la siguiente fase de la movilización.

La única organización que ha roto la unidad de acción demostrando un absoluto sectarismo ha sido el Sindicato de Estudiantes, quien convocó una manifestación por su cuenta en la mañana del 9, para ocultar con ruido mediático el hecho de que carece de fuerza en los centros de estudio. Ante la irrupción de un nuevo movimiento estudiantil es el momento para que el resto de organizaciones de la Plataforma Regional por la Escuela Pública no cedan ante los chantajes sectarios del SE y les exijan respeto y compromiso con la unidad de acción.

El Gobierno Regional es un mero gestor de los recortes de derechos e inversión impuestos por el Gobierno central y dictados por la Unión Europea, quienes no van a aceptar nuestras reivindicaciones. Es el momento de seguir apretando, de intensificar la lucha para lograr una correlación de fuerzas favorable que nos permita conquistar victorias.

La Marea Verde es ya parte del pasado, nos encontramos en una fase diferente de la lucha. Los sindicatos convocantes, CCOO, UGT, STEM y CGT, deben encabezar la continuidad de las movilizaciones, en colaboración con el resto de sectores de la comunidad educativa. Otros sindicatos deben corregir inmediatamente su postura y sumarse a la lucha para no seguir siendo parte del problema.

¡Organización y trabajo centro a centro para intensificar la lucha hasta la victoria!

¡Por una Educación Pública al servicio del pueblo trabajador!