Subastas electrónicas; AENA y los monopolios, de la mano

0

El pasado año el gestor aeroportuario AENA y la patronal aérea unieron sus fuerzas en favor de la “subasta electrónica”, modelo de contratación empleado hasta la fecha para el suministro de obras y servicios en los aeropuertos. Parece que con el cambio de gobierno y la posterior renovación en la Presidencia de AENA se mantiene la práctica de selección de contratistas muy a pesar de las restricciones que ahora marca la Ley de Contratos del Sector Público.

 

¿En qué se basa esto de la “subasta electrónica”?

 

Una vez acreditada la solvencia técnica (exigida en los pliegos del gestor aeroportuario) por parte de las empresas interesadas en la explotación de tal o cual servicio, se pasa a la “fase económica” donde AENA clasifica las ofertas e invita a pujar a los participantes, por medios electrónicos, para que revisen sus ofertas a la baja, por lo que las empresas verán sus pujas y las de sus rivales pudiendo mejorar cada oferta con una nueva bajada previamente fijada: el valor más barato. Así pues, la empresa que reúna en primer lugar las exigencias técnicas de AENA y que ofrezca el presupuesto más económico ganará la explotación del servicio.

 

¿En qué nos afecta esto a la clase obrera y al conjunto de trabajadores aeroportuarios?

 

Cabe señalar que evidentemente la puja a la baja y la reducción de coste va estrechamente ligada, también a la baja, a los salarios de los trabajadores, condiciones de trabajo y contratación, medidas de seguridad y salud y todo tipo de recortes en derechos adquiridos mediante la lucha.

 

Todo esto ocurre, y se endurece, desde que en 2011 (en plena crisis capitalista) el gobierno de Rodríguez Zapatero, con José Blanco como Ministro de Fomento, tomaba la decisión de sacar a licitación el 90,05% de los aeropuertos de Madrid y Barcelona por 3.700 millones de euros y de 1.600 millones de euros, respectivamente, mediante una concesión de 20 años (ampliables otros 5) a la par que se aprobaba la entrada de capital privado en el 49% de AENA Aeropuertos. Posteriormente, el gobierno del Partido Popular de Mariano Rajoy, retomó el proyecto del Ejecutivo anterior convirtiendo a Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea en ENAIRE, que asumió el 100% de las acciones de AENA coordinando la privatización del gestor de aeropuertos con su salida a bolsa el 11 de Febrero de 2015.

 

Desde el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) decimos claramente “no a la subastas electrónicas”, pero también señalamos la necesidad de revertir el proceso de privatización de AENA, y de todos los servicios públicos, caminando hacia una sociedad nueva, una sociedad sin explotación capitalista.

 

Contra las subastas electrónicas de AENA, organización y lucha en cada centro de trabajo.

 

Contra el expolio de los servicios públicos, construyamos un país para la clase obrera.