Por el soterramiento de la A5 en Madrid

0

Ante la intención de Ahora Madrid de transformar la A5 a su entrada en Madrid en una travesía, queremos manifestar nuestro rechazo y proponer varias medidas que sí servirán para mejorar la vida de los vecinos de los barrios colindantes, pero también de los pueblos comunicados por la carretera de Extremadura.

El gobierno municipal plantea la instalación de semáforos, reducción de la velocidad a 50 km/h, carril Bus VAO y carriles bici para el último tramo de la autovía A5 que desemboca en la Avenida de Portugal a su entrada a Madrid y que parte en dos el distrito de Latina. Esta autovía es utilizada cada día por 120.000 vehículos, calculando el Ayuntamiento que se reducirá la capacidad de la vía de un 4 a un 50% según la fase del proyecto, asumiendo que los atascos en este punto se incrementarán un 350%.

No existe ningún refuerzo extra del transporte público, por lo que los vehículos, mayoritariamente de trabajadores en sus desplazamientos de casa al puesto de trabajo y vuelta, tendrán que optar por otros accesos o asumir el tremendo aumento de tiempo en el desplazamiento.

Reducir el número de coches y las molestias generadas por una autovía urbana, tiene como objetivo principal revalorizar los terrenos de la Operación Campamento, que Ahora Madrid ya ha ofrecido rescatar al Ministerio de Fomento, sin asumir el coste más elevado del soterramiento. En la actualidad se calcula el valor de partida inicial del suelo en subasta pública entre 200 y 250 millones de euros, para una superficie de 1.550.576 metros cuadrados, una ocupación del 60% de esos terrenos y una edificabilidad de 1.132.098 metros cuadrados. Los usos del suelo previstos son residenciales, dotacionales y terciarios. Denunciamos, por tanto, la intención especulativa de esta medida y exigimos que no se retome la Operación Campamento, sino que se establezca un plan de desarrollo industrial para el área por medio de la Sociedad Española de Participaciones Industriales.

Para eliminar la barrera que divide el barrio de Latina sin afectar a los vecinos de otros municipios que vienen a Madrid por esa entrada proponemos: mejorar el transporte público, más frecuencia de autobuses interurbanos, cercanías, Metro y apertura de estos servicios por la noche, extensión a estos municipios de servicio público de coche compartido, y el soterramiento de la A5 hasta Cuatro Vientos, integrando en la obra las necesidades para el desarrollo industrial.

En la mejora del transporte público incluimos la finalización de las obras que conectan Navalcarnero con Móstoles por Cercanías, exigiendo a OHL la ejecución de las mismas y que cese en su litigio en los tribunales contra la Comunidad de Madrid.

El encarecimiento de la vivienda en Madrid expulsa a los vecinos a otros municipios donde la vivienda, en alquiler o compra, es más barata, pero están obligados a desplazarse para trabajar, puesto que la periferia de Madrid se convierte cada vez más en ciudades dormitorio, con el aumento del peso de los servicios en la economía regional. No se puede exigir responsabilidad de esta situación a la clase obrera, sino a los monopolios y el proyecto de región que tienen diseñado para Madrid.

Por lo tanto, lejos de apoyar la movilidad del futuro y la ciudad sostenible, Ahora Madrid toma una reivindicación popular que es el soterramiento, le quita el componente principal por medidas parciales que conseguirían una cierta mejoría para los barrios colindantes para seguir pagando la deuda que nos condena, genera mayores problemas para muchos trabajadores del suroeste madrileño y favorecer así un nuevo pelotazo urbanístico como la Operación Campamento.

Soterremiento, transporte público y desarrollo industrial para un Madrid para quienes la levantan.