El PCPE y los CJC en Valdemoro ante la deuda del Ayuntamiento

0

Desde que el 27 de octubre de 2014 por la mañana, cuando la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil irrumpe en el Ayuntamiento para acceder a las toneladas de información que formarán parte del sumario de la posteriormente conocida como “Operación Púnica”, las y los valdemoreños hemos asistido al goteo constante de la información que iba filtrándose. Desde los últimos retoques del chalet que Francisco Granados, cabecilla de la trama, acordaba con su esposa, hasta, este mismo mes de abril, cuando el Gobierno municipal, con Ciudadanos al frente, no puede ya sino reconocer que la deuda del municipio nos ha llevado a la quiebra.

Han tenido que pasar más de 14 años, si queremos remontarnos a los inicios de este expolio particular, para que aflore públicamente la magnitud de la deuda: 130 millones de euros de deuda total, en la que hay que destacar el elevado importe de la deuda financiera (80 millones de euros), una deuda contraída con entidades bancarias, especialmente blindada por ley.

Los orígenes de este déficit son difíciles de rastrear: en tanto no se avance en las investigaciones judiciales y se airee realmente la información del Ayuntamiento. Pero a nadie se le escapa que los años de adjudicaciones a dedo de obra pública, la cesión de nuestros servicios municipales a empresas afines sólo interesadas en desviar la mayor cantidad de fondos para su enriquecimiento particular, han contribuido a la situación que vivimos actualmente. 

La consecuencia de todo ello, es que a día de hoy, peligran la totalidad de servicios públicos municipales y los fondos destinados a ayudas sociales. Al no haberse aceptado la última propuesta de refinanciación de la deuda, propuesta por el Ministerio de Hacienda, se activa un perverso engranaje: el 27 de septiembre de 2011 entra en vigor la modificación del artículo 135 de la Constitución, que otorga prioridad absoluta al pago de la deuda financiera, la que contraemos con los bancos, frente a otros tipos de impago, como puede ser el pago a proveedores de servicios. Esto tiene relación directa con la situación a la que nos enfrentamos, puesto que la mayoría del monto a pagar, 80 millones de euros, van a ir derechos a que el pueblo trabajador de Valdemoro cumplamos diligentemente con lo que le debemos al banco y no para mejorar los servicios municipales más elementales, como la recogida de basuras, la limpieza, las escuelas infantiles, las instalaciones deportivas, los programas de cultura, los servicios sociales, etc. Vamos a pasar a ser vecinos de segunda porque, frente a la cobertura de nuestras necesidades básicas se interpone la prioridad de cumplir la deuda con los bancos.

Entre los más afectados se encuentran las plantillas municipales quienes serán los primeros en sufrir las consecuencias, como pusieron de manifiesto en la concentración convocada el 20 de mayo de 2017 por la negociación colectiva en el Ayuntamiento. Ninguna concesión debemos hacer en este sentido, pues no somos responsables de su deuda.

Denunciamos la situación que se ha ido gestando frente a la pasividad de la corporación municipal durante los últimos años y que ha desembocado en la ruina de Valdemoro. Pretenden obligar a la clase obrera y los sectores populares de Valdemoro a asumir los costes de la corrupción, de quienes que llevan años apropiándose ilegalmente de la riqueza que generamos con nuestro esfuerzo. Ahora anuncian que la prestación de los servicios públicos que necesitamos pasa a un segundo plano. Nos mantenemos firmes en la idea de que no es la deuda del pueblo trabajador de Valdemoro y no vamos a costear su deuda mediante el empeoramiento de nuestras condiciones de vida.

Frente a los abusos que hemos sufrido, la única respuesta que cabe es la lucha organizada de la clase obrera valdemoreña, del estudiantado, de los autónomos, del campesinado… con el objetivo de no pagar su deuda y conseguir unos servicios públicos que cubran nuestras necesidades, empezando por remunicipalizar todos aquellos hoy privatizados.

Partido Comunista de los Pueblos de España y Juventud Comunista-CJC de Valdemoro.