No a la Operación Mahou-Calderón

0

Basta de beneficios empresariales camuflados con nuestros gustos y sentimientos

Arganzuela hoy es un barrio residencial en sur del interior de la M30, pero fue un centro industrial a escasos minutos del centro neurálgico de la ciudad. Esa misma localización fue la que fue sustituyendo las viejas fábricas por edificios residenciales, logrando los dueños de los terrenos jugosísimas plusvalías fruto de la especulación inmobiliaria, gracias a los gobiernos municipales a su servicio, que fueron modificando a demanda el PGOU de la ciudad. A cambio la deslocalización de la industria a la periferia, en el mejor de los casos, o a otros países, o a su completo desmantelamiento, en el peor.

Los barrios obreros colindantes a las fábricas se fueron transformando en urbanizaciones de pisos que solo las capas acomodadas de entre los trabajadores o la pequeña burguesía se pudo permitir, expulsando a la clase obrera también de estos barrios en lo que hoy se ha dado en llamar la gentrificación.

La fábrica de Mahou se trasladó de la calle Amaniel, aun más en el centro, al Paseo Imperial en 1961 y fue demolida en 2011, año en que la producción se fue al centro de Alovera (Guadalajara) que comenzara la producción en 1993, mientras que las oficinas se llevan a Méndez Álvaro.

El estadio Vicente Calderón fue inaugurado en 1966, año en el que el Atlético de Madrid se trasladó a su nueva sede desde el Metropolitano, en Reina Victoria, hasta la temporada 2016/2017.

Antecedentes

En 2007 se firmó el acuerdo entre Ayuntamiento de Madrid, Atlético y Mahou para la recalificación de los terrenos del estadio y la antigua fábrica. El acuerdo incluyó entre otras cosas la cesión en propiedad del Estadio Municipal de la Peineta al Atlético de Madrid, que era el proyecto de estadio olímpico para las sucesivas candidaturas de Madrid a organizar este evento.

Desde los inicios del proceso, se ha adaptado el urbanismo a las necesidades empresariales. La primera fue la modificación del PGOU en 2009 para duplicar la edificabilidad de la zona, medida anulada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en 2012 y 2015 ante la denuncia de la Asociación Atlética “Señales de Humo” y suavizada por el Tribunal Supremo ante los recursos de Comunidad, Ayuntamiento y empresas.

El Ayuntamiento de Madrid, aun en manos del PP reformó el plan interior de la operación en 2014. Ante una denuncia de Ecologistas en Acción y la AAVV Pasillo Verde-Imperial el TSJM ordenó la paralización cautelar de las obras y finalmente el Supremo declaró la nulidad de la modificación del PGOU por la falta de previsión de vivienda protegida y por considerar vigente para el ámbito de actuación la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid que establece la limitación en tres alturas

Plan Actual

La Operación Mahou-Calderón consiste en una promoción urbanística de una superficie de 193.804 m2. Ambas empresas deben invertir en obras de urbanización 42,2 millones de euros para acondicionar la zona de acuerdo con los requisitos del PGOU, pero el Ayuntamiento asume el mayor gasto en infraestructuras, el soterramiento de la M30 que actualmente discurre en un túnel por debajo del Calderón y que se ha presupuestado en 60 millones de euros.

El suelo destinado a uso residencial ocupará 33.339 m2 con una edificabilidad de 132.344 m2. El 11% de esta edificabilidad total se destinará a vivienda de protección pública, sin especificar el régimen concreto de la misma y, por lo tanto, sin garantizar que no se convierta en un producto para la especulación futura. Del plan se han eliminado las torres y el lamite de altura serán finalmente ocho alturas y con ello se ha recortado la edificabilidad en un 16% desde los 175.000 m2 anteriormente proyectados. Para el uso terciario se destina una edificabilidad de 14.705 m2, casi lo mismo que para usos dotacionales, 13.893 m2. Para uso viario se destinarán 73.469 m2 y zonas verdes, 73.099 m2.

El Atlético de Madrid se ha endeudado para la construcción del Wanda Metropolitano (306 millones de euros) con el capitalista mexicano Carlos Slim, a través de Inbursa, por un valor de 163 millones de euros, con el aval de los derechos de urbanización que espera vender el club por valor de 200 millones, esto es, por 3.500 €/m2 de suelo ya urbanizado.

El Atlético compró el Estadio de la Peineta por 30,4 millones de euros, asumiendo las obras de urbanización por valor de 29,8 millones. Ante la denuncia presentada nuevamente por la asociación atlética Señales de Humo, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha anulado la modificación del PGOU de ordenación especial del Parque Olímpico Sector Oeste porque no queda constancia del beneficio para el interés general, la falta de motivación y el déficit de análisis y previsión de las necesidades de la ciudad, la necesidad de un nuevo estudio de incidencia ambiental teniendo en cuenta todos los factores y el fraude de ley, al sustituir dotaciones por dinero, puesto que al club se le podría haber vendido una mayor superficie de suelo para que cumpliera con las obligaciones compensatorias.

El brutal ascenso del precio de la vivienda, un 20% tan solo en el último año, respalda toda la operación urbanística de especulación inmobiliaria. La vivienda de segunda mano en Arganzuela se vende 3.529 €/m2, mientras que la vivienda nueva por algo más de 4.000 €/m2, con lo que la inversión sería poco rentable. Estamos hablando de que las promotoras van a desarrollar pisos por unos 6.000€ el metro cuadrado, es decir, pisos que bajo ninguna circunstancia podrán estar al alcance de la clase obrera, pisos de lujo.

Atlético de Madrid

El capital en acciones del Atlético de Madrid es de 333 millones de euros, aunque se calcula su valor en 795. Sus principales accionistas son la familia Gil, con el 50,15%, es decir, unos 167 millones de euros, el empresario israelí Idan Offer por medio del fondo de inversión Quantum Pacific Group que se hizo en 2017 con en 15% y el 2018 con el 17% de Jianlin, dueño de Wanda que conserva el patrocinio), con el 32% y un valor de 107 millones y Enrique Cerezo con un 17% y un valor aproximado de 57 millones de euros. Entre el 1 y el 2% restante es propiedad de accionistas minoritarios.

El Atlético de Madrid se encuentra en plena fase de expansión, con el plan de desarrollo de academias para el fútbol base en Alcalá de Henares y Alcorcón.

  • En Alcalá de Henares el Atlético disfrutará de la cesión por 50 años de 70.000 metros cuadrados de suelo público en el barrio de Espartales con un canon anual de 128.000€ y una inversión de 14 millones de euros. Este proyecto se encuentra en su fase inicial de construcción e incluye un estadio para 2.000 espectadores, así como cuatro campos de fútbol-11, un campo de fútbol-7, nueve pistas de pádel, un área de tecnificación para porteros y espacios polivalentes (vestuarios, gimnasio, tienda, cafetería, almacenes, aula de enseñanza, servicios médicos). la Real Sociedad Deportiva Alcalá dispondrá de uno de los campos de fútbol 11 para uso exclusivo de los equipos de las categorías inferiores.
  • En Alcorcón, también disfrutará del uso de suelo público por 50 años, en tres parcelas de Prado Santo Domingo con una superficie total de casi 81.000 metros cuadrados y un canon anual de 108.000€.
  • En Madrid se encuentra en negociaciones con el Ayuntamiento para la instalación de una nueva ciudad deportiva en el Plan Especial del Anillo Olímpico, en la que de nuevo necesidades de los vecinos de la zona, uso de suelo público e interés privado se están dirimiendo en despachos donde no parece ser lo primero lo más importante.
  • Recordemos que la Ciudad Deportiva que el club dispone en Majadahonda, el Cerro del Espino, se trata de una concesión de suelo público que data de 1997 para 50 años en un acuerdo a tres entre el Ayuntamiento, el Rayo Majadahonda y el Atlético, por el cual se cedieron al Atlético 60.000 metros cuadrados a cambio de 600 millones de pesetas por la ampliación del estadio municipal, cinco campos de fútbol más, vestuarios, residencia, urbanización de los aledaños de la instalación, un nuevo aparcamiento y el coste de mantenimiento. El ascenso del Rayo Majadahonda a segunda división ha generado la necesidad de remodelar el estadio para cumplir con los requisitos de la LFP para Segunda División, mientras juega sus partidos de local en el Wanda Metropolitano por 25.000€ de alquiler.

Mahou – San Miguel

Mahou es una empresa española fundada en 1889 “Sociedad Regular Colectiva” Hijos de Casimiro Mahou, por parte de una familia de empresarios con ascendencia francesa y tecnología y cuadros técnicos alemanes. Esta familia de empresarios fue parte activa del régimen fascista. Tras la guerra nacional-revolucionaria, el cabeza de familia, Alfredo Mahou de la Fuente fue nombrado concejal del Ayuntamiento de Madrid y Delegado de Abastos, Mercados y Mataderos. Además, en 1941 pasó a ser el jefe de la Sección Sindical de Cerveza y Malta, que formaba parte del Sindicato de la Vid, Cerveza y Bebidas. Fue nombrado también Presidente Honorario de la Cámara de Industria de Madrid y presidente del Consejo Superior de Cámaras. Tuvo cargos empresariales en Azucarera Española Americana, Mutua Madrileña Automovilística, Hijos de Juan Rodríguez o Agua de San Roque.

Esta empresa es propiedad de dos familias, los Mahou Herráiz y los Gervás Sanz, con un patrimonio valorado en 2.750 millones de euros, la octava fortuna de España y que además tienen múltiples bienes inmobiliarios y cinco SICAV’s. La empresa es responsable del 32% de la producción de cerveza en España.

San Miguel es una compañía filipina que en 1953 vendió sus derechos de marca en Europa y el norte de África a la cervecera catalana La Segarra, que en 1957 adoptó el nombre de San Miguel España. En el año 2000 Mahou compró esta empresa pasando a ser Mahou-San Miguel. La empresa ha ido haciéndose con otras marcas como Solán de Cabras, Alhambra, cervezas Anaga, muy recientemente procedentes del mercado de cervezas artesanas, Nómada y La Salve, y como un hito para la compañía, emprendió en 2014 la internacionalización de capital comprando la cervezara india Breweries & Distilleries y un 30% de la estadounidense Founders Brewing.

Esta empresa facturó 1.262,2 millones de euros en 2017 un 3,4% más que en 2016 y logrando su récord de ventas con 13,8 millones de hectolitros de cerveza y 2,8 millones de agua Solán de Cabras. Los beneficios brutos son de 257,5 millones de euros y el resultado de explotación 168,1 millones de euros, un 2,7 y 4,1% menos que el año anterior, fruto de una potente inversión de 88 millones, un 13,1% más.

Reivindicaciones

Estamos ante una situación en la que dos grandes empresas pretenden llevar a cabo un pelotazo urbanístico mediante la venta de terrenos en el distrito de Arganzuela de Madrid, para la construcción de pisos que no van a paliar el problema de vivienda que sufre el pueblo trabajador de nuestra ciudad ya que se destinarán a la inversión de capitales y/o a la residencia de capas acomodadas de la población, contribuyendo al encarecimiento de la vivienda que hoy niega el derecho a la misma a gran parte de la clase obrera madrileña.

Reivindicamos que el interés general debe prevalecer sobre los beneficios del Atlético de Madrid y de Mahou-San Miguel. Este desarrollo urbanístico pone los beneficios privados por encima de las necesidades de la mayoría social, con el beneplácito del gobierno municipal de Ahora Madrid y el resto de partidos del Pleno Municipal, por lo que les hacemos responsables de promover la especulación inmobiliaria en nuestra ciudad.

Denunciamos que la cesión de suelo público para el desarrollo de los planes del Atlético de Madrid se trata de la supeditación del interés general a los intereses privados de una empresa. El club Atlético de Madrid es patrimonio de todos los madrileños y el profundo sentimiento de amor hacia unos colores no puede llevarnos a defender que tres capitalistas -Gil Marín, Enrique Cerezo e Idan Offer- se enriquezcan, por lo que además denunciamos el uso que hacen de unos colores tan queridos por una parte del pueblo de Madrid para agrandar sus fortunas.

Por todo ello, exigimos:

  • Paralizar la operación Mahou-Calderón
  • Expropiar los terrenos incluidos en la misma.
  • Promover vivienda pública en régimen de alquiler social y las dotaciones que el barrio necesita: escuela infantil, ampliación del CEIP Tomás Bretón y el IES Gran Capitán, Escuela Oficial de Idiomas, centro de día y residencia para mayores, centro cultural y biblioteca.
  • Rescindir los contratos de cesión de suelo público del Ayuntamiento de Majadahonda asumiendo el consistorio municipal la gestión directa del Cerro del Espino para la promoción del deporte de base, donde tienen cabida las categorías inferiores del Atlético y las estructuras del Rayo Majadahonda.
  • Revertir la concesión de los terrenos en Alcorcón y Alcalá de Henares, paralizando las obras en la segunda ciudad, para realizar un desarrollo de planes urbanísticos acordes a las necesidades de la clase obrera de estos municipios.
  • Municipalizar el Estadio Wanda Metropolitano y cederlo al Atlético de Madrid de manera gratuita para la utilización de este por el primer equipo masculino y femenino de fútbol.
  • Paralizar la fase de estudio del desarrollo del Plan Especial Anillo Olímpico hasta realizar una modificación general del PGOU en base al interés general.

 

Paremos la operación Mahou-Calderón. Nuestra ciudad para quienes la levantan.