No al recorte en Atención Primaria

0

Mantener los horarios de atención primaria, detener la privatización

Acabamos 2018 con la noticia del acuerdo entre CSIT y AMYTS y la Comunidad de Madrid para aprobar un recorte en el horario de atención primaria, que por las tardes se reducirá de las 21:00 a las 18:30.

Con el argumento de racionalizar los recursos, asistimos a un recorte de 1.700 trabajadores de las distintas categorías y un trasvase a las urgencias hospitalarias de un millón de pacientes, ya que la supresión de este tramo horario afectará al 33% de los madrileños, saturando aun más estos servicios, que ya sufren problemas crónicos agravados con los episodios epidémicos.

La medida cuenta con la oposición de los sindicatos CCOO, UGT y SATSE, de los presentes en la mesa sectorial, MATS, el CSIF, la Asociación Madrileña de Enfermería, el Asociación Facultativos de Madrid, la Plataforma de Centros de Salud y la FRAVM.

Desde el 15 de enero al 31 de marzo la medida se aplicará a modo de prueba en 14 centros de salud. Sin esperar a los resultados, podemos afirmar que ofrecerá más trabas a la clase obrera para acceder a la sanidad pública, afectando muy negativamente a aquellos trabajadores que salgan tarde de trabajar, pues aunque sobre el papel el permiso de acudir al médico existe, en la realidad no siempre este derecho es tan fácil hacerlo efectivo, de ahí que se acuda al finalizar la jornada.

Los problemas relativos al horario y las condiciones de precariedad de los trabajadores del sistema público de salud son una realidad y existen, pero consideramos que la solución no pasa por restringir el derecho de la clase obrera a la asistencia sanitaria. A día de hoy, el 60% de las ausencias del personal sanitario de atención primaria no se cubren, lo que en la práctica ya supone una gran reducción de horarios de atención en los centros de salud. 11 centros de salud no tienen un solo pediatra y 66 tienen tan sólo uno, con una tasa de temporalidad en esta especialidad del 16%.

El sistema público de salud está siendo gravemente deteriorado desde que comenzaran los recortes en el periodo de crisis 2008-2014, con el objetivo de pagar la deuda a favor del capital privado y a costa de la salud del pueblo trabajador. Los problemas se suceden y afectan a trabajadores y a usuarios. La privatización de hospitales, servicios sanitarios y no sanitarios con el incremento del coste para las arcas públicas transformados en beneficios para el capital privado, aumento de las listas de espera, cierre de camas, falta de mantenimiento y problemas estructurales de hospitales públicos, saturación de las urgencias, retrasos en atención telefónica en el servicio de emergencia, falta de ambulancias, etc.

La consecuencia inmediata es el aumento de la contratación de servicios privados por parte de las capas del pueblo que pueden permitírselo, aumentando en España el número de asegurados en un millón de personas desde 2013, momento de recortes del Gobierno Central del Partido Popular que redujo a mínimos el gasto público en sanidad. El recorte en la atención horaria y los problemas derivados van a contribuir a la privatización de la sanidad ensanchando la cuota de mercado para los grandes monopolios de la sanidad.

Ante esto, hacemos un llamamiento a sindicatos, asociaciones vecinales, organizaciones populares y al conjunto de la clase obrera y del pueblo trabajador a:

  • Defender el mantenimiento del horario actual en los Centros de Salud
  • Refuerzo de personal en centros de salud de todas las categorías
  • Reversión de la privatización de los servicios sanitarios y no sanitarios, incorporando a las plantillas como personal laboral del sistema público de salud.
  • Aumentar el presupuesto de Sanidad en la Comunidad de Madrid hasta el 5% del PIB llegando a los 11.000 millones de euros.
  • Establecer cauces democráticos para la participación de los trabajadores de la sanidad en la gestión del sistema público de salud

 

Por una sanidad para la clase obrera, tenemos todo por ganar

 

PCPE Madrid.