La guerra se ha convertido desde hace tiempo en un instrumento necesario para los grandes monopolios de mantener y aumentar sus beneficios. Las intervenciones militares en Afganistán, Iraq, Libia o Siria son el ejemplo de cómo las principales potencias capitalistas no dudan en asesinar a miles y arrastrar a la miseria a millones de personas para mantener el control sobre los recursos energéticos o enclaves geopolíticos estratégicos, todo bajo la lógica única de la acumulación de capital.

Durante el 14, 15 y 16 de marzo tendrá lugar en el IFEMA de Madrid la 6ª Feria de la Guerra, también conocida por el Salón Internacional de Tecnologías de Seguridad Nacional o HOMSEC. A este evento bianual acuden más de 40 empresas de todo el mundo dedicadas a la producción de armamento, de equipamiento policial o de sistemas de protección de fronteras y vigilancia marítima. Si nos adentramos un poco más en el carácter del evento pronto descubrimos que tras la entidad organizadora se encuentra José Luis Cortina Prieto, coronel en la reserva desde 1991 y relacionando con el frustrado golpe de Estado del 23 de Febrero de 1981.

El HOMSEC se presenta explícitamente como un foro abierto a las empresas privadas del sector de la defensa para la realización de labores de lobby e influencia que les permitan firmar contratos millonarios con el gobierno español u otras compañías privadas. Se trata de ofrecer Madrid para mercadear con la guerra y los sistemas de represión, así como estrechar vínculos entre las empresas privadas y las diferentes instituciones españolas que participan del evento.

Son miles quienes mueren en Siria, Libia, Yemen o Afganistán a causa de las guerras imperialistas, son millones quienes huyendo de la guerra topan con la miseria y la muerte a las puertas de Europa y son unos pocos quienes se embolsan millonarios beneficios de ello. Rechazamos esta Feria de la Guerra que con el eslogan de la Seguridad Nacional esconde el negocio privado de unos pocos con la vida de millones de personas de todo el mundo. Además denunciamos que nuestro país continúa siendo el 6º exportador mundial de armas.

Nos oponemos firmemente a que España continúe siendo base de operaciones para llevar la guerra a África y Oriente Medio. Aspiramos a construir otra sociedad en la que la Seguridad Nacional se sustente en un ejército popular; empezando por la salida de la OTAN, el desmantelamiento de sus bases en territorio español, la salida de la UE y el fin de sus políticas fronterizas y militares, el retorno de todas las tropas en misiones en el extranjero y la depuración de mandos, poniendo fin al mercado privado del armamento.

Exigimos la cancelación del HOMSEC y denunciamos la complicidad de la Comunidad y el Ayuntamiento con la guerra imperialista si finalmente se celebrara.