Sobre la sentencia del Caso Palau

0

A 15 de enero de 2018, 9 años después de descubrirse el Caso Palau, se ha dictado sentencia condenatoria a parte de los implicados.

Ha quedado demostrado que los gestores del Palau de la Música, miembros de familias nacionalistas elitistas barcelonesas, robaron a instituciones que fomentan la cultura catalana. Su única patria es el capital.

Ha quedado demostrado que Convergència Democràtica de Catalunya, pilar del sistema de dominación capitalista de Cataluña, cambiaba la obra pública a ciertas empresas a cambio de un importante porcentaje. Esto implica que ha quedado demostrado que se han pagado de las arcas públicas obras a unos costes muy superiores a los necesarios, beneficiando a los empresarios constructores y a CDC. El partido que con tanto fervor asegura defender Cataluña, ha robado al pueblo para obtener beneficios privados.

No se ha podido condenar a CDC por financiamiento ilegal del partido ya que este delito no existía en el Código Penal en el momento en que se cometió. La estructura de partido sale indemne y solamente se condena a su tesorero por tráfico de influencias. Igual que en otros casos, tenemos que soportar la indecencia de escuchar que nadie más de Convergència estaba al corriente de este tráfico de influencias.

El tráfico de influencias ha quedado demostrado entre Convergència Democràtica de Catalunya y la empresa Ferrovial, aunque probablemente había más empresas implicadas. Pero a pesar de haber quedado demostrado, la sentencia no condena a Ferrovial, defiende el juez, con una interpretación muy flexible, que los delitos de la empresa han prescrito.

Los grandes medios de comunicación tratan estos días de poner el foco de atención en los gestores corruptos, tratando de evitar que se centre en los corruptores, pieza clave e indispensable para la existencia de estas prácticas. Algunos títeres caen pero el titiritero queda impune. La familia Del Pino, máxima accionista de Ferrovial y la tercera más rica de España, se ha enriquecido enormemente a costa de los catalanes y sale de este proceso sin siquiera tener que sacrificar alguno de sus directivos.

Comunistes Catalans – PCPE llama a la clase obrera a no dejarse engañar por los grandes medios de comunicación, que nos quieren contentar con la imagen de cuatro gestores presos, y a poner el foco de atención en los corruptores. Haciéndolo así nos daremos cuenta de que el procedimiento ha sido una estafa y que los grandes beneficiarios del expolio no han sido condenados. Ante los hechos probados en sede judicial, la única salida satisfactoria hubiera sido:

  • Condena de cárcel para todos los implicados: gestores del Palau, dirigentes de CDC y directivos de Ferrovial.
  • Devolución a las arcas públicas de todo lo robado, tanto de forma directa como de forma indirecta mediante los pagos de obras con sobrecoste.
  • Expropiación sin indemnización de Ferrovial, entendiendo que el beneficiario directo en el campo de los corruptores no son los directivos y los mandos medios sino los propietarios de la empresa.

La justicia del Estado burgués está hecha para defender los intereses burgueses. No podemos esperar a que se haga justicia. La justicia de la clase obrera i los sectores populares deberá ser conquistada.

16 de enero de 2018

Comité Nacional de CC-PCPE