Presupuestos Castilla y León 2017: la falsa recuperación

0

El pasado mes de mayo ha comenzado el debate en la Junta de Castilla y León sobre los presupuestos para el año 2017, un debate que no se abre a los trabajadores y trabajadoras a los que les llegan datos aislados sin sus consecuencias prácticas ni comparativas con el resultado de los presupuestos anteriores.

Desde el Comité Regional del PCPE, observamos en estos presupuestos una continuidad de las políticas capitalistas, manteniendo partidas de gastos más elevadas para el pago de la deuda (aunque esta partida aparezca reducida al haber disminuido el interés del dinero) y ayudas al sector privado, mientras los servicios públicos aún no han alcanzado ni las cotas del presupuesto del 2008.

Así tenemos que la partida de Sanidad aumenta un 4’9%, pero la mayor parte se destina a arrendamientos, cánones, medicamentos… elementos que al no pertenecer al servicio público deben costearse; siendo para personal sólo el 1%.

En Educación aumenta la partida un 3’7%, pero en ese porcentaje tenemos un aumento para personal de 5 M€ frente a los 38 M€ que se aumenta para los centros concertados. Mostrando así otra de las caras de la privatización del sector educativo y la necesidad de la lucha contra los concertados. Debemos destacar que en relación con el PIB de la Comunidad la Educación es el sector que más ha visto recortada su asignación unos 190 M€ en estos nueve años.

Respecto a los servicios sociales se aumenta un 6’7%, pero a niveles del PIB sigue teniendo la misma asignación que en el 2012, un escaso 1’24%.

Una política cuya asignación incrementa particularmente es el Empleo, que crece en, aproximadamente, 28 M€ (un 10,8%, en términos porcentuales). Frente a ello, el aumento a préstamos a empresas es del 77’3% lo que supone unos 48M€. La justificación de esta medida es la creación de puestos de trabajo, en condiciones cada vez más precarias, para poder seguir reduciendo el paro, que ha pasado del 15’8 al 14’1%. Lo que no dicen es que esa reducción también se ve influenciada por la emigración de la población activa que está en paro en nuestra comunidad. 

 Por sectores la inversión también varía, desde el mayoritario, Industria y Energía, con un aumento de 93 M€, pasando por la Agricultura, ganadería y pesca con 28 M€ y finalizando con 3’4 M€ para infraestructuras. Demostrando así la despreocupación por el entorno de vida de los trabajadores y trabajadoras, donde cada día se ve la carencia en las infraestructuras. 

En los ingresos también se puede ver la doble vara de medir de este sistema. Mientras que el incremento de ingresos por devolución préstamos a empresas y emisión de deuda es de  182’2 M€, el incremento de impuestos crece 188’7 M€;  impuestos en los que no se ha realizado ninguna de las reformas para gravar a las rentas más altas, recayendo en la misma clase obrera que ve los servicios públicos y sociales recortados.

Una vez hecho el análisis, nos preguntamos ¿cabe elaborar unos presupuestos diferentes? La respuesta está clara para todos, Sí claro, pero, ¿Cómo? ¿Con un nuevo reparto de porcentajes? ¿Cediendo un poco menos, para intentar alcanzar al 2012? ¿Al 2008?

El PCPE tenemos claro que el cambio de los presupuestos no puede venir de un reparto diferente de porcentajes, si no de la construcción de un modelo económico diferente, en el que, los que todo lo hacen lo decidan todo. Por eso debemos comenzar a construir un país en el que las tornas cambien, en el que los trabajadores no soporten ningún peso de deudas e inversiones en sectores privados, un país para la clase obrera.

Debemos unirnos, trabajadores, trabajadoras, estudiantes, sectores populares ahogados por el capitalismo monopolista, en una lucha sin cuartel por:

  • Nuestros derechos laborales, por la derogación de las reformas laborales.
  • Nuestros derechos sociales, contra todo recorte. 
  • La nacionalización de los sectores estratégicos de la economía, contra el poder de las grandes empresas y las privatizaciones. 
  • La salida de la Unión Europea y el fin de sus políticas.
  • La paz, en contra la guerra imperialista, las bases militares y la OTAN. ¡Ni tierra, ni mar, ni aire para los imperialistas!

Debemos fortalecer la organización sindical en los centros de trabajo y la organización en los barrios populares. Sólo organizados y unidos podemos hacer frente a las nuevas agresiones y contraatacar en defensa de nuestros derechos, en defensa de una sociedad libre de explotación y donde el poder esté en manos de la clase obrera.

¡Ninguna concesión al Gobierno del PP!

¡Ninguna confianza en la socialdemocracia!

¡Reforcemos las filas del Partido Comunista!

PCPE Castilla y León.