Ahora que se va a quitar el medallón de Franco de nuestra Plaza Mayor en Salamanca, hay que pensar qué supuso Franco a los salmantinos, y por qué llegó a estar su cara en el centro de nuestra ciudad.

Para muchos, militantes de partidos o miembros de organizaciones de trabajadores y estudiantes, supuso la muerte. A lo largo de los años, cientos de personas de nuestra provincia fueron asesinados por el franquismo. Todos conocemos casos en cada pueblo de muertes, en muchos contándose por decenas. Incluso más, existieron represiones de muchos tipos, todas cobardes y crueles: Echar a un maestro de la escuela donde había ejercido toda su vida, obligar a un panadero o a un tendero a cerrar su comercio, no dar trabajo a una determinada persona, hacer la vida imposible a aquellos que se conocía que habían ayudado a los trabajadores en sus luchas, o simplemente no eran del agrado del señorito de turno…

Para todas las familias obreras, supuso la más terrible de las miserias. Pasar hambre cada día, no tener más de una prenda de ropa, no acceder a agua corriente. Todo a cambio de jornadas laborales que pasaban por mucho las 8 horas diarias, a cambio de sueldos de hambre.

Pero sí hubo personas a las que vino muy bien el franquismo: A los dueños de tierras, a los dueños de grandes almacenes, de fábricas, de empresas; Franco vino para que se pudiera exprimir sin problemas a los trabajadores todo nuestro esfuerzo a cambio de nada, porque habíamos conseguido sacarles demasiado con nuestras luchas y nuestra organización. Y por eso pusieron los ricachones de la ciudad el medallón de Franco en nuestra plaza, porque les había sido útil.

Con el tiempo, el franquismo dejó de funcionar a los dueños de nuestro país como querían, y se lo quitaron de en medio en la “Transición”. Se restablecían unas mejores condiciones de sangrarnos y enriquecerse a costa de nosotros. Hoy la pantomima ha llegado tan lejos que hasta van a quitar el medallón del asesino de la plaza. Pero los que le pusieron siguen gobernando nuestro país y nuestra ciudad, usando a veces un partido, a veces otro, para que nada cambie. Pero los trabajadores lo tenemos claro:

¡Fuera el medallón de Franco!
¡Fuera los explotadores que pusieron a Franco!
¡Por un país y una ciudad para la clase obrera!

Partido Comunista de los Pueblos de España
Colectivos de Jóvenes Comunistas