El 15 de noviembre los trabajadores y trabajadoras de León hemos salido a la calle de nuevo y llenado, por miles, la manifestación convocada por los sindicatos. Ha sido un primer paso, necesario, pero aún insuficiente para lograr construir un futuro para la clase obrera de León, pues no todos los que participamos en la manifestación tenemos la misma idea de “futuro”.

Algunas veces aún oímos referencias a la situación antes de la crisis económica del 2009, elogiando lo bien que estábamos, la cantidad de ofertas de trabajo que había. Los comunistas del PCPE no aceptamos que la situación anterior a la crisis fuera positiva y, mucho menos, que sea el futuro por el que hay que luchar. Es necesario recordar que antes de la crisis ya existían la mayoría de los males que ahora nos ahogan:

– Las hipotecas y sus cláusulas abusivas se firmaban por miles, con leyes, como la Ley del suelo, que facilitaba lo que comúnmente se denomina como “Boom inmobiliario”. Sin embargo, no se dieron esas facilidades a las 7 familias por mes que fueron desahuciadas en León en el 2016.

– Comenzaba la Guerra de Iraq y se mantenían, como hoy, cientos de conflictos bélicos y pueblos oprimidos, como el saharaui cuyos niños y niñas se acogen todos los veranos en León.

– Las ETT se aprobaron, y comenzaron a explotar a los trabajadores, legalizando la desigualdad dentro de los centros de trabajo. Uno de los ejemplos más llamativos en León es Manpower que infringe los derechos laborales, tal y como ha señalado en diversas actas la Inspección de Trabajo.

–  Se aprobó la ley de extranjería, que divide a la clase obrera según dónde haya nacido y consiente todo tipo de abusos frente a los inmigrantes.

– Se aprueba la LOGSE y el Plan Bolonia, consolidando la base de la privatización y pérdida de calidad de la enseñanza pública que hoy vemos. ¡Qué decir de la educación que no se haya dicho ya! La no apertura del Instituto de Villaquilambre o el estado de la Facultad de Filosofía y Letras, son la punta del iceberg.

– La ley concursal de 2003 ha permitido que muchos empresarios declaren en quiebra sus empresas, despidiendo a toda su plantilla, pero no devolviendo ninguno de los miles de euros de beneficios que han obtenido. Los empresarios leoneses han usado frecuentemente esta ley, tan solo recordando tres de los principales concursos (Antibióticos, Everest, Hullera Vasco Leonesa) ya sabemos todos a quién beneficia esa legislación.

– Vivimos los primeros procesos de desindustrialización, con la naval de Gijón, y la entrada masiva de subcontratas en los centros productivos, como Minerplan en HVL o Transervi en Renfe.

Todo ello se contestó con diferentes convocatorias de Huelgas Generales, una forma de lucha que llevamos más de 4 años sin utilizar. Esas respuestas masivas de los trabajadores y trabajadoras llenando la plaza de San Marcos, fue contestada por el Estado con un lavado de cara y con más mano dura contra las movilizaciones, pues comenzaban los efectos de los recortes y las reformas legislativas. Aun así, los trabajadores y trabajadoras contestamos a cada ataque. En León tuvimos plantillas que fueron ejemplo de unidad y lucha, como la Hullera Vasco Leonesa y Everest.

Los capitalistas han superado su crisis aumentando la explotación hacía los trabajadores: más horas de trabajo, menos salario, ha crecido el ejército de reserva (el paro). Los trabajadores leoneses hemos perdido el 7’5% de poder adquisitivo en los últimos 10 años, mientras los capitalistas desmantelaban la industria. Sin embargo, no estamos respondiendo ante estos nuevos ataques. Se ha aceptado por parte de la clase obrera el discurso del enemigo, que elogia la paz social como elemento imprescindible en la sociedad, una sociedad basada en la explotación del 1% al 99% de la población.

El PCPE nos alegramos y celebramos que en León hayamos dicho ¡Basta! Pero no debemos cometer el error de no definir qué futuro y con quién lo queremos construir.

No podemos aceptar como aliados a la FELE, ni a posiciones regionalistas que nos dividen, de nuevo, por nuestro origen de nacimiento.

Está claro que necesitamos no perder la industria que existe y generar nueva, pero ¿a cualquier precio? ¿Damos más subvenciones y beneficios a las empresas? ¿Ofertamos más trabajos precarios para las ETT’s? ¿Ponemos a nuestra juventud a trabajar gratis? Por supuesto que ¡NO! Esa no es la solución para construir un futuro de León.

La construcción de la industria en León tiene que venir con un proceso de nacionalización de los sectores principales, un proceso que no consista en favorecer a uno u otro empresario según las simpatías con los partidos políticos en el Gobierno, si no que realmente se den:

-Planes productivos según las necesidades de la población, marcados por el pueblo.

-Funcionamiento del centro productivo bajo la prioridad del criterio de los trabajadores, los trabajadores en asambleas deciden cómo debe funcionar el centro de trabajo, y sus representantes sindicales vigilan que las condiciones laborales son dignas.

Ese es el nuevo futuro que queremos construir. Quedan aún muchos pasos que dar, por eso los y las comunistas del PCPE trabajamos, principalmente, por organizarnos en centros de trabajo, como Miguelez o Telemark, y en los barrios, como el Ejido o el Crucero, para recuperar comités de empresa y asociaciones barriales combativas. Trabajamos para que, ante cada ataque del capitalismo, ya sea con un ERE o con un recorte en el servicio sanitario, se responda con la misma fuerza con la que se acudió a la manifestación del 15 de noviembre.

El PCPE llamamos a todos los trabajadores y trabajadoras a tomar Partido, a pensar y debatir sobre las propuestas de futuro para la provincia de León, a preguntarse ¿a quiénes benefician? Animamos a todo el pueblo trabajador a organizarse y continuar el ciclo movilizador que el 15N ha comenzado. Debemos convocar asambleas en los centros de trabajo y en los barrios para plantear propuestas de futuro y necesidades que deben cubrirse. Tenemos que realizar concentraciones, manifestaciones y avanzar sin miedo a la convocatoria de una Huelga en la provincia.

¡El futuro de León vendrá de las manos de su Clase Obrera!