En el CAD de Sierrallana, ¡la lucha es hasta la victoria!

0

Todas y todos los trabajadores estamos sufriendo las consecuencias que la crisis está generando, y las mujeres somos las que más notamos, si cabe, estos efectos que el sistema capitalista origina para ampliar sus beneficios.

Unos servicios sociales públicos y de calidad son igual de importantes que la sanidad o la educación, pues dan otro tipo de cobertura al pueblo trabajador: personas en riesgo de exclusión social, personas en situación de vulnerabilidad, personas con diversidad funcional…

El capitalismo y sus gestores arrasan lo público, ya sea con recortes o con privatizaciones convirtiendo unos servicios indispensables e innegociables para el pueblo trabajador en un producto más del que sacar rentabilidad y beneficio económico.

En el caso del CAD de Sierrallana, vemos como el Gobierno de Cantabria no duda en plegarse a los intereses privados tratando de trasladar los pacientes del centro a otra institución privada, con la excusa de abordar tareas de mantenimiento en las instalaciones. Es inadmisible el trato a las y los pacientes como mero mobiliario de oficina.

No debemos permitir que el destino de estas personas sea un centro privado en el que prime el beneficio económico sobre la atención social. Existe también la posibilidad de que el traslado se produzca a cualquier institución religiosa. El pueblo trabajador no necesita de caridad. Necesita, y exige unos servicios públicos gratuitos, de calidad y con personal cualificado que den cobertura a cualquier necesidad que tengamos.

En nuestro CAD o cualquier otro servicio público, solo a través de la lucha consciente y la organización de la clase trabajadora se pueden en primer lugar parar estos ataques hacia los servicios públicos, y después pasar a la ofensiva para acabar con el sistema capitalista y la miseria a la que nos tiene abocados.

Las trabajadoras del Centro de Atención a la Dependencia (CAD) de Sierrallana no son ajenas a estas secuelas. En el sector de los servicios sociales, las mujeres estamos sobrerrepresentadas como trabajadoras y usuarias, es decir, un sector en el que las mujeres trabajamos con otras mujeres vulnerables y en riesgo serio de exclusión social.

La crisis capitalista arremete con más virulencia hacia los sectores más feminizados de la sociedad, originando una elevada brecha salarial entre hombres y mujeres y destruyendo, aproximadamente, 60.000 puestos de trabajo relacionados con los servicios sociales desde su inicio en el año 2007.

Es de destacar que cerca de un 80% de las personas que trabajan en servicios sociales son mujeres, con edades, principalmente, de entre 35 y 44 años, aunque sin embargo, los pocos hombres que trabajan en estos puestos tienen rangos más importantes que las mujeres y se les paga con mayor frecuencia las horas extraordinarias (un 9% frente a un 3% de las mujeres).

Unos verdaderos servicios públicos, al servicio de aquellas personas que lo necesiten, y con personal cualificado bien pagado, solo se podrá dar en el Socialismo, pues es el único sistema que nos asegura la verdadera igualdad entre hombres y mujeres y sueldos dignos y acordes a nuestro desempeño profesional.

Cuando la clase obrera se organiza, hace temblar hasta los más firmes cimientos del sistema, y eso es lo que hoy, las trabajadoras del CAD, tenéis que hacer: organizaos, como mujeres y trabajadoras, en torno a un proyecto emancipador que dé salida a vuestra situación. Organizaos junto a nosotros y nosotras para conquistar el poder obrero.

¡La lucha es hasta la victoria!

10 de Julio de 2017.

Célula del PCPE en Torrelavega.