En Las Palmas de Gran Canaria, la recién constituida Célula 6 de Mayo declara su apoyo al documento “Cinco puntos en defensa del Partido”, así como al Comité Central, al Secretariado Político y a su Secretario General, Ástor García.

La militancia del PCPE en Canarias (PCPC) ha padecido durante años las consecuencias de unas prácticas ajenas tanto al marxismo-leninismo como a los acuerdos adoptados en el IX y X Congreso del PCPE.

Canarias es una de las Comunidades Autónomas del Estado español en la que la ofensiva de la burguesía contra la clase obrera ha alcanzado mayores cotas de salvajismo: La elevadísima tasa de paro, especialmente agravada en el sector de la juventud obrera (1 de cada 3 jóvenes está en paro), los sueldos más bajos del conjunto del Estado, una de las mayores cotas de temporalidad laboral, la progresiva privatización que amenaza los servicios públicos (como ocurre en el caso de la Sanidad) o el ataque permanente al medio ambiente de las Islas (caso Repsol), son sólo algunas de las lacras que padece el pueblo canario.

En unas condiciones tan duras para la clase obrera, la existencia de un Partido Comunista marxista-leninista que tenga como objetivo central la toma del poder político por parte de la clase obrera y que no incurra, como reconoce el X Congreso, en el “diversionismo” ideológico que pretende minusvalorar la importancia central de la contradicción capital-trabajo, es la única herramienta que poseemos para empezar a construir un presente de lucha que tenga oportunidades reales de victoria sobre la burguesía explotadora que amenaza nuestra propia existencia.

Los y las militantes de la Célula 6 de Mayo lamentamos profundamente la difícil situación en la que se encuentra el Partido en el conjunto del Estado, y particularmente las prácticas, que en Canarias conocemos muy bien, de unos dirigentes más centrados en mantener bajo control el rumbo del Partido que de confrontar con decisión las desviaciones ideológicas que amenazan desde hace décadas el proyecto ilusionante que empezó a construirse hace más de 30 años.

La degeneración ideológica —teórica y práctica— se traduce, entre otras cosas, en el intento de tratar de hacer pasar por posiciones comunistas los planteamientos trotskistas —como así lo ha hecho el anterior responsable del Área Ideológica, Alexis Dorta, bien conocido por la militancia canaria dada su presencia en una célula tinerfeña —situando en la prensa partidaria un artículo plagiado del trostkista E. Mandel (Unidad y Lucha de abril, sección “Ficha de Formación”). A esta práctica desleal se le suman otras como la toma de decisiones al margen de los Órganos, el burocratismo, las expulsiones antiestatutarias de camaradas, el culto a la personalidad, el voluntarismo y los métodos artesanales de trabajo, etc.

No creemos —nunca lo hicimos— en una fidelidad mal entendida hacia unos dirigentes, sino en la firmeza de la defensa de los principios del marxismo-leninismo, aquellos que hace 100 años fueron capaces de llevar a la clase obrera a construir, por primera vez en la historia, un estado socialista.

Por eso, la militancia comunista de la Célula 6 de Mayo llama a los y las comunistas a decir ¡Basta ya!, a confrontar las posiciones y las prácticas ajenas al marxismo-leninismo, a superar el miedo a las represalias de la camarilla liquidacionista y a volver a levantar las banderas del marxismo-leninismo en Canarias. Expresamos además nuestra firme decisión de participar en la Conferencia Central del PCPE el próximo 20 de mayo.

Sabemos que las condiciones de lucha son difíciles —nunca dejaron de serlo— pero también estamos convencidos y convencidas de que los y las comunistas de Canarias, así como el conjunto de la clase obrera, tiene la suficiente madurez política como para superar el difícil trance en el que nos encontramos.