Los sindicatos van a iniciar un ciclo de movilizaciones que han sido ratificadas en asamblea por los trabajadores del sector. En un año que la patronal ha batido récord de beneficios, por encima incluso de los obtenidos cuando la Expo, se niegan a incrementar los salarios y empeoran las condiciones de un sector altamente explotado.

Hace pocos días nos despertábamos con la noticia de que las negociaciones entre sindicatos y patronal de la hostelería en Zaragoza se habían roto. La incapacidad de llegar a un acuerdo por parte de la mesa de negociación, tras más de 15 reuniones en más de dos años, ha supuesto que se rompan los contactos, debido fundamentalmente a las irrisorias condiciones que imponía los empresarios.

El PCPE y los CJC ante la ruptura de las negociaciones del convenio provincial de hostelería de Zaragoza

La respuesta de los trabajadores ha sido inmediata. Por parte de los sindicatos CCOO, OSTA y UGT se convocó una asamblea el día 13, que mostró su firme rechazo a las condiciones puestas por la patronal y aprobó un calendario de movilizaciones para demostrar que no están dispuestos a tragar con unas exigencias que llevarían a los trabajadores del sector a una miseria aún mayor, haciéndoles trabajar más horas por menos dinero.

Entre las exigencias de la patronal se encontraban, entre otras cosas, subir el salario únicamente un 1% después de 3 años de congelación salarial, una subida que es bastante inferior a la subida de los precios que este año se prevé que rondará entre el 2,5 y el 3%. Algo que en la práctica supone la pérdida de capacidad adquisitiva para los trabajadores del sector.

Otra de las exigencias de la patronal era la de aumentar la jornada laboral legal a las 10 horas diarias y crear una nueva categoría, la del “aprendiz”, que cobraría el 60% del salario de un trabajador normal durante un año. Esto en la práctica supone trabajar más horas cobrando mucho menos e introducir una mayor temporalidad en el sector, fomentando que el empresario vaya rotando su plantilla de año en año contratando a todos sus trabajadores como aprendices cobrando menos de 600 euros al mes.

Ante estas exigencias desde el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) saludamos el firme rechazo que los trabajadores han llevado a cabo y animamos encarecidamente a que luchen por recuperar todos los derechos que se han perdido.

Consideramos una aberración y una provocación que se propongan estas condiciones laborales en un año que se han batido récords de beneficios para la patronal hostelera, superiores incluso a los del año 2008 con la Expo, y creemos que únicamente la unidad y la lucha de los trabajadores serán la garantía de que se pueda poner en jaque a la patronal y arrancarle las concesiones que nos corresponden por derecho.

Desde el PCPE y los CJC apoyaremos y difundiremos las movilizaciones que los trabajadores han aprobado entendiendo que esta es la única forma de que su voz sea escuchada y sus exigencias sean aprobadas. En esta línea, les animamos a seguir convocando asambleas de trabajadores y difundiéndolas para mostrar a los empresarios de la hostelería zaragozana la fuerza del que es uno de los principales sectores económicos de nuestra provincia.

Trabajadores de la hostelería de Zaragoza: ¡Sin vuestro trabajo no hay ningún beneficio!