Entrevista a Beata Karon, dirigente del KPP (Partido Comunista de Polonia)

1
Beata Karon, KPP.

En Polonia, el fantasma del comunismo sigue siendo una preocupación para la clase dominante. Desde hace más de un año, los comunistas polacos del KPP no sólo han de contrarrestar los ataques y manipulación del gobierno en torno a la historia del socialismo sino que también enfrentan un proceso de ilegalización.

¿Es un caso aislado debido a la historia de Polonia o es un rasgo político más de la Unión Europea? Para aclarar las dudas, entrevistamos a Beata Karon, dirigente del KPP (Partido Comunista de Polonia).

Nos gustaría empezar la entrevista con información sobre el desarrollo del proceso contra el Partido Comunista de Polonia. En España tenemos muy poca información al respecto. Por favor, explícanos el juicio que estáis sufriendo ¿Cuál creéis que es el origen de este juicio?

El objetivo del juicio es ilegalizar al Partido Comunista de Polonia y la prohibición de la actividad comunista. El caso comenzó en 2013, cuando un parlamentario del partido Ley y Justicia (PiS) denunció la actividad del Partido Comunista de Polonia como “totalitario” y exigió su ilegalización. El fiscal no reunió pruebas y rechazó el caso. El caso regresó en 2015, después de que el PiS ganase las elecciones. Luego, cuatro miembros del partido, que trabajaban también para el personal editorial de nuestro periódico “Brzask” y nuestro sitio web, fueron acusados ​​de “promover un sistema totalitario” y sentenciados en un procedimiento administrativo a 9 meses de libertad limitada con trabajos sociales obligatorios y multas. Por lo tanto, se nos privó del derecho a la defensa, porque en el tribunal de procedimiento administrativo se decide principalmente sobre la base de los materiales del fiscal. Conseguimos revocar este veredicto y se reinició el procedimiento judicial estándar. En enero de 2017, el tribunal decidió suspender el caso. Sin embargo, el fiscal apeló esta decisión y una instancia superior del tribunal decidió reiniciar el juicio. También debe señalarse que los fiscales después de las reformas del sistema judicial están subordinados al Ministro de Justicia y al partido gobernante. El fiscal basa su acusación en el artículo sobre el aniversario de la Revolución de Octubre, en el que escribimos sobre la necesidad de la revolución social. El fiscal también usa un esquema de propaganda para equiparar el comunismo con el fascismo. Ya hubo varias sesiones en la corte. Se llevaron a cabo aproximadamente una vez al mes, y el siguiente estaba programado para el pasado 12 de julio, cuando los acusados volvieron a testificar.

Obviamente, todos los juicios tienen una propuesta y un contexto político y social. ¿Por qué el gobierno hace esto? En otras palabras, ¿cuáles creéis que son los objetivos de este proceso?

El partido Ley y Justicia (PiS) llegó al poder después de 8 años de gobierno de la Plataforma Ciudadana (OP) neoliberal, utilizando lemas sociales, prometiendo mejores empleos, reducir la edad de jubilación y aumentar los salarios. Hicieron algún gesto social, cumpliendo algunas de las promesas. Sin embargo, al mismo tiempo son pro-capitalistas y plenamente conscientes de que no pueden socavar el poder del capital, por lo que los cambios sociales reales eran imposibles. El gobierno teme las protestas y las huelgas. Ya hubo protestas en varios sectores de la economía y recientemente también los estudiantes se opusieron a la liberalización y la comercialización de la educación y la ciencia. Por ello, el partido gubernamental busca movilizar a su electorado utilizando la propaganda anticomunista como forma de desviar la atención de los problemas sociales.

El objetivo de esta campaña es prohibir la actividad revolucionaria porque ofrece una alternativa a las consignas vacías del partido gobernante. KPP es el único partido marxista de orientación claramente de clase. Es por eso que intentan vilipendiarnos. Es parte de un proyecto más amplio para limitar las libertades. La legislación laboral polaca, por ejemplo, se modificó para hacer que las huelgas legales fueran casi imposibles, a través de obstáculos burocráticos. También la ley de reuniones se hizo más estricta, lo que dificulta la organización de protestas.

Los medios de comunicación nos dicen que el pueblo apoya el anticomunismo en Europa del Este, ¿es una afirmación verdadera? ¿es así?

La mayoría del pueblo no es anticomunista. Aquellos que vivieron en los tiempos del socialismo recuerdan los logros sociales, mejores niveles de vida y perspectivas para la clase trabajadora, sin desempleo y sin preocupación por tener hogar. Es por eso que la propaganda anticomunista está dirigida principalmente a los jóvenes a través de las escuelas y centros de propaganda como el Instituto de la Memoria Nacional (IPN). El IPN fue fundado supuestamente para estudiar la historia moderna, pero de hecho es una institución patrocinada por el Estado que se ocupa de la difusión del anticomunismo, información sobre los “crímenes del comunismo” y persiguiendo la llamada desconexión.

Hace dos años, el Parlamento aprobó la ley sobre la descomunistización y hace un año se amplió el alcance del proceso. Esta ley tiene como objetivo eliminar los nombres de las calles asociadas con los movimientos de los trabajadores, los monumentos y memoriales, en su mayoría vinculados con el Ejército Rojo y con la resistencia antifascista durante la Segunda Guerra Mundial. Este acto de descomunistización también fue apoyado por la oposición liberal, por lo que vemos que no existe una diferencia real entre el partido gobernante y los llamados “demócratas”. Ambos son anticomunistas, con solo algunos matices específicos diferentes. En muchas ciudades y pueblos, los residentes locales se opusieron a la eliminación de monumentos y al cambio de nombres de las calles. En Varsovia, Katowice, Gdansk y algunas otras ciudades, las autoridades locales apelaron las decisiones ante los tribunales administrativos y ganaron. Fue una gran victoria sobre la ley que destruyó la memoria histórica.

A raíz de lo que comentas, ¿es este juicio algo solo enfocado en vosotros y vuestro país o algo más complejo y global?

Nuestro proceso judicial es parte de un proceso más amplio, tanto a nivel nacional como internacional. En Polonia, la represión se ha intensificado recientemente. Otras organizaciones políticas y consejos editoriales también son perseguidas. A comienzos de mayo, la policía también interrumpió una conferencia científica organizada por la Universidad de Szczecin para conmemorar el 200 aniversario del nacimiento de Karl Marx. Nuevamente usaron el pretexto de sospechar que la conferencia “promueve un sistema totalitario”. Ha provocado la indignación de los círculos científicos y los medios de comunicación. El Ministro de Asuntos Internos tuvo que disculparse con el rector de la Universidad.

Además de esto, la persecución también refleja la ideología anticomunista dominante en los países de la UE. No es coincidencia que esto suceda mientras la Unión Europea adopta una política de distorsionar la historia del continente, por ejemplo, anunciando que el comunismo es equiparable al nazismo. Las instituciones europeas promueven, por ejemplo, el recuerdo de las “víctimas de los totalitarismos” marcando el comunismo como uno de ellos. También socava el papel del comunismo en la lucha contra el fascismo y la victoria sobre los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Esto tiene lugar en un momento en que el neofascismo está en aumento y Europa está sufriendo la crisis del capitalismo. El anticomunismo es una de las formas de defender el capitalismo y el apoyo a la ultraderecha anticomunista es una medida de seguridad para los capitalistas.

En España, la gente piensa que Polonia es una “democracia”, ¿cómo podrían explicar este proceso a nuestros lectores?

Polonia es un Estado capitalista que recientemente ha disminuido las libertades que la sociedad conquistó después de las luchas sociales. La clase capitalista generalmente está por encima de la ley, disfrutando del apoyo del gobierno y varios privilegios. Incluso cuando las autoridades anuncian el combate contra la evasión de impuestos, el gran capital puede sentirse seguro. Todavía recibe descuentos fiscales y la posibilidad de invertir en zonas económicas especiales, donde el precio de las inversiones y el trabajo asalariado son más baratos. El actual primer ministro, Mateusz Morawiecki, que fue durante mucho tiempo empleado de los grandes bancos, representa los intereses del sector financiero. Su principal objetivo es asegurar a las instituciones internacionales que Polonia no dañará a los monopolios transnacionales.

En tales condiciones no podemos hablar de democracia real y elección del pueblo. La oposición liberal que denuncia los intentos del gobierno de prohibir reuniones o algunas persecuciones políticas, no es muy diferente. En sus programas económicos proponen aún más capitalismo neoliberal. 

Los hechos que comentas son muy graves, ¿el pueblo polaco conoce este proceso judicial?

Nuestro proceso no es ampliamente cubierto por los medios. Los principales medios corporativos que a veces hacen hincapié en la “falta de democracia” en Polonia, están de acuerdo con la propaganda anticomunista, por lo que no están interesados ​​en presentar un juicio contra los miembros del KPP. Recientemente, la televisión “pública” ha mostrado un informe de la corte que nos vincula con grupos pro-rusos y presenta al KPP como una de las muchas amenazas. La televisión “pública” es hoy en día una de las herramientas principales de la propaganda del gobierno y está llena de manipulaciones políticas. La mayoría de la sociedad no lo cree.

En tales condiciones, estamos tratando de utilizar nuestro periódico e Internet para informar sobre la persecución. Hubo varios artículos en algunos portales y periódicos. También estamos informando sobre la persecución política durante las protestas sociales, como las manifestaciones del 1 de mayo.

El problema de la sociedad polaca es la falta de conciencia de clase que fue destruida por casi 30 años de capitalismo. La mayoría de la población no está interesada en asuntos políticos, ni en autoorganizarse y luchar. Es por eso que no saben mucho sobre la verdadera naturaleza del capitalismo y el sistema político actual. Pueden oponerse a algunos de sus elementos, como limitar la libertad de expresión, pero no saben que es parte de un proceso más amplio.

¿Habíes recibido solidaridad de otros partidos de Polonia? ¿Y del resto del mundo?

Hemos recibido muchas expresiones de solidaridad tanto en nuestro país como en otros países. En Polonia, contamos con el apoyo de varias asociaciones y organizaciones más pequeñas de la izquierda, pero los principales partidos socialdemócratas no expresan su opinión.

Varios partidos comunistas de todo el mundo expresaron su solidaridad con el KPP. Durante el último año, en el 19º Encuentro Internacional de Partidos Comunista y Obreros, 72 organizaciones de todo el mundo firmaron una declaración común sobre esta cuestión. Las persecuciones anticomunistas también fueron condenadas por la Iniciativa Comunista Europea.

En muchos países, incluido España, hubo protestas organizadas frente a las embajadas polacas. El PCPE fue uno de los organizadores más activos de estas acciones, llevando a cabo acciones en Madrid y Barcelona. Estamos muy agradecidos por esto, porque la presión internacional es muy importante.

Muchas gracias.