Una vez más, sobre las provocaciones del grupo de Carmelo Suárez

1

En vez de realizar una autocrítica sobre su nefasta actitud para dividir al PCPE, que llevó a que la mayoría del PCPE y los CJC los desconociera, el grupo Carmelo Suárez-Julio Díaz la elude, y busca responsabilidad en factores exteriores, atacando al KKE, y al PCM. Es muy claro que los marxistas-leninistas de España, de probada capacidad ideológica, de firmeza en los principios, de fidelidad al internacionalismo proletario, de nociones programáticas precisas, han iniciado ya un proceso para la continuidad del PCPE en su próximo Congreso extraordinario, y todo ello basado en sus propias fuerzas, decisiones y capacidades, como se viene demostrando contundentemente.

En otro paso a la charca, el grupo de Carmelo Suárez-Julio Díaz, ahora recurre al asunto de Venezuela deformando y ocultando hechos.

En primer lugar, la fiebre “internacionalista” del grupo de Carmelo Suárez obedece a una ansiedad por posicionarse, buscando exteriormente lo que interiormente han perdido; ahora como traficantes y mercaderes buscan obtener réditos de la solidaridad.

En segundo lugar, es falso que el PCM no desenvuelva solidaridad con la clase obrera y el pueblo de Venezuela. Todos lo saben, y es conocido que por años hemos desempeñado un rol activo en la solidaridad antiimperialista. Hace unas semanas fuimos participes de una jornada de solidaridad contra las acciones de la OEA en Cancún México para aislar y condenar a Venezuela, que sobretodo enfocamos contra el nefasto papel del gobierno mexicano, del Presidente Peña Nieto y del Canciller Videgaray; el mismo día que recibimos el ataque del grupo de Carmelo Suárez-Julio Díaz, estábamos coordinando con la Embajada de Venezuela en nuestro país un acto simultaneo en la Ciudad de México en homenaje al comunista venezolano Argimiro Gabaldón que estaba por ser trasladado al Panteón Nacional de Venezuela. Cientos de actos dan constancia de nuestra actividad consecuente a lo largo de estos años. Hemos participando también de iniciativas internacionales en esa dirección, varias de ellas promovidas por nuestros camaradas del Partido Comunista de Grecia. No le vamos a rendir ningún informe de nuestras actividades a ese grupo trotskista-oportunista.

Es necesario decir que nuestra solidaridad obedece a principios, que no busca reflectores, y que muchos de nuestros actos han sido en total discreción, otros contra la corriente y sometidos al ataque de los medios de comunicación reaccionarios.

En tercer lugar, el PCM no está dispuesto a firmar declaraciones eclécticas, pues no considera que eso beneficie el desarrollo de la lucha, y que por el contrario ello solo trae más confusiones, como las que revela y promueve el grupo de Carmelo Suárez- Julio Díaz, que establece una grosera y ruin comparación entre lo que hoy acontece en Venezuela y lo que sucedió en Rusia en 1917. Por cierto, que así como plagian al trotskista Ernest Mandel para sus publicaciones en Unidad y Lucha, hoy lo hacen directamente de la Historia de la Revolución Rusa de L. D. Trotsky. Hoy tomados por el trotskismo-oportunismo, que controla su área ideológica, su política y sus relaciones internacionales, presentan una versión deformada de la Gran Revolución Socialista de Octubre: así aconteció con el malogrado artículo que buscaron colar en la Revista Comunista Internacional donde negaban la esencia del marxismo-leninismo y el carácter socialista de la Revolución de Octubre.

En cuarto lugar, estamos en contra de presentar ilusiones al movimiento comunista y obrero, y a los pueblos. No hay situación revolucionaria en Venezuela, no hay Revolución, y no hay socialismo. Hay una economía capitalista que se encuentra, independientemente de que su gestión sea distinta a la neoliberal, sujeta a las leyes objetivas, y por supuesto a la crisis y sus efectos.

En quinto lugar, el PCM siendo solidario considera que su mejor aporte es dirigir sus esfuerzos al apoyo al mejor instrumento de lucha de la clase obrera y el pueblo, que es el PCV; así cuando el PCV estuvo a punto de ser ilegalizado y otros callaban y negaban su solidaridad al PCV, en función de sus cálculos de relación con el gobierno venezolano, la solidaridad del PCM se expresó claramente.

Mentira tras mentira el grupo de Carmelo Suárez-Julio Díaz aumenta su desprestigio.

Miente en todo, y por cierto, también miente cuando se presenta ya como miembro del Grupo de Trabajo del EIPCO, cuando eso está por decidirse en el mes de Noviembre.

Su ataque a las posiciones clasistas bajo el argumento del “sectarismo”, demuestran la charca en que se encuentran hundidos sin remedio.

¡Proletarios de todos los países, uníos!

Área de Relaciones Internacionales del PCM (http://elcomunista.nuevaradio.org/?p=1673)

24 de julio de 2017