Por la paz y la justicia en Palestina y el mundo dar un impulso al Socialismo

0

DECLARACIÓN DE LA INICIATIVA COMUNISTA EUROPEA

2018 ha comenzado como un año oscuro para el pueblo de Palestina. En el contexto de la inaceptable y condenable decisión de los Estados Unidos de reconocer Jerusalén como capital de Israel, los ministros israelíes están hablando de matar a más palestinos. La ayuda financiera internacional, que es esencial para satisfacer las necesidades básicas de los palestinos, está disminuyendo de forma dramática, ya que Estados Unidos ha suspendido su contribución. El gobierno israelí ni siquiera intenta ocultar que está ensayando una guerra, amenazando toda la región con sus ejercicios militares, actualmente en curso, en las fronteras de Gaza. En un país donde no existe actividad económica autónoma, Israel intensifica el estrangulamiento económico de los territorios palestinos.

Que las nubes de guerra se están acumulando sobre el pueblo palestino se demuestra claramente por la declaración del Presidente de los Estados Unidos en que acepta Jerusalén como capital de Israel.

Como partidos comunistas que constituimos la Iniciativa Comunista Europea, compartimos el sufrimiento del pueblo palestino rodeado por el imperialismo y el colaboracionismo, tanto desde dentro como desde fuera, y declaramos una vez más que estamos firmemente unidos en su causa justa, en su lucha por la libertad y la independencia

La causa justa del pueblo de Palestina y de los pueblos progresistas que se han solidarizado con ella, subraya la necesidad del pleno reconocimiento de Palestina como un Estado independiente y soberano. Creemos que bajo las condiciones actuales, una solución justa exige el establecimiento de un Estado de Palestina independiente dentro de las fronteras que existían antes de la guerra del 4 de junio de 1967, con su capital en Jerusalén Este, así como la evacuación de todos los asentamientos israelíes dentro de los territorios palestinos, la demolición urgente del muro que divide y convierte a Palestina en una prisión abierta, que se haga efectivo el derecho de retorno de los refugiados palestinos y la liberación inmediata de los presos políticos en las cárceles israelíes.  Seguimos defendiendo enérgicamente estas demandas fundamentales. Consideramos que el reconocimiento de Palestina como un “Estado observador no miembro” por parte de las Naciones Unidas en noviembre de 2012 es una discriminación inaceptable, y exigimos que Palestina sea reconocida como miembro de pleno derecho de la ONU con plena autoridad y derechos.

Por otro lado, somos conscientes del hecho de que la negación del derecho internacional y de la legitimidad política, casi se ha convertido en la principal postura de la reacción, especialmente en Israel y EE. UU. Declarar Jerusalén en su totalidad como la capital de Israel, mientras está ocupada Jerusalén Oriental; aumentar el número de colonos ilegales y fomentar la expansión de dichos asentamientos; el uso de la fuerza como estrategia indispensable; la adopción de políticas que conducen al pueblo al hambre y a la miseria, etc. muestran el verdadero carácter del imperialismo y de Israel en los crímenes contra el pueblo palestino, así como contra los pueblos de la región.

En estas circunstancias, consideramos que las proclamas y los llamamientos del movimiento comunista hacia los pueblos, con los que se une en la lucha por un Estado palestino independiente y soberano dentro de las fronteras de 1967, deben ir más allá del derecho internacional. En el Medio Oriente, y por lo tanto también en Israel y Palestina, varias formas de reacción se retroalimentan mutuamente. El colaboracionismo de clase burgués, el racismo y las divisiones religiosas constituyen herramientas para la perpetuación de la ocupación israelí, para las tácticas de “divide y vencerás” y para la constante intervención imperialista. Además, sigue siendo una realidad que el imperialismo y la reacción solo pueden ser superados a través del socialismo. Una alternativa socialista construida por la clase trabajadora, puede desarrollarse a través de la lucha de los pueblos de la región para derrotar las intervenciones imperialistas y las políticas que siembran la discordia entre los pueblos. El levantamiento del pueblo trabajador a través de las luchas que tratan verdaderamente de lograr las justas demandas del pueblo palestino, el fin de la ocupación y la igualdad, la libertad y la paz, es el único camino de vanguardia.

Como partidos que constituimos la Iniciativa Comunista Europea, llamamos a la clase obrera y a los pueblos a expresar de manera contundente su solidaridad internacionalista y a apoyar al pueblo palestino en su lucha contra la ocupación israelí, contra el imperialismo y contra todo tipo de fuerzas reaccionarias, así como por un Estado palestino independiente y por una sociedad socialista cuyo fin sea liberar al pueblo de todo tipo de explotación y represión.

¡Viva Palestina libre!

¡Viva el internacionalismo proletario!

¡Viva el socialismo!

20/3/2018

 

Visita la web de la Iniciativa Comunista Europea para leer el comunicado en inglés