Los días 11 y 12 de julio se celebrará en Bruselas (Bélgica) una gran cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN con una peligrosa agenda que afectará a los pueblos.

 

Anteriores cumbres de este tipo han sido utilizadas para implantar nuevas políticas reaccionarias o para invitar a nuevos miembros. En los últimos años, la OTAN ha tomado las decisiones de crear formaciones militares para rodear Rusia con muchos tentáculos, nuevos cuerpos de intervención rápida imperialista, una cooperación más estrecha con la UE aparte de intensificar la rivalidad entre los EE.UU. y la UE, asignar el 2% del PIB de los estados miembro para gastos militares. El encuentro del año pasado coincidió con la polémica integración de Montenegro en la alianza, en contra de la voluntad popular de los montenegrinos, mientras que en los márgenes de su intención de expandir el control euroatlántico de los Balcanes occidentales y del Mar Negro se está cimentando ahora la integración de la Antigua República Yugoslava de Macedonia  (ARYM), así como la de Ucrania y Georgia. Se está usando el acuerdo de los gobiernos griego y de la ARYM como pasaporte para el propósito de integración de la ARYM, que promueve los peligrosos planes de la UE y la OTAN en los Balcanes.

 

Desde la disolución de la Unión Soviética, la OTAN se ha expandido continuamente y ha aumentado su influencia en Europa y más allá, lo que al revés de sus declaraciones de imponer la estabilidad ha agravado aún más las tensiones inter-imperialistas e incentivado sus estados fronterizos asociados, sean miembros de pleno derecho o no, para facilitar e intensificar medidas anti-populares. Los gobiernos alineados con la OTAN han sido capaces de realizar políticas que avivan el conflicto étnico y sacar provecho de ello, como en los Balcanes, los estados bálticos, Georgia o Ucrania, para servir a los intereses de los monopolios en su objetivo de controlar los recursos energéticos, sus rutas de transporte, los mercados.

 

Los países de la OTAN se han comprometido recientemente a dedicar el 20% de sus gastos de defensa en gastos de gran equipamiento, proporcionando una fuente sustancial de ingresos para sus monopolios. Con el anuncio reciente de Colombia como “socio global”, implica no solo un fortalecimiento de la punta de lanza de Estados Unidos en el continente sudamericano, sino también nuevas y amplias oportunidades económicas para los monopolios en los mercados de América del Sur y Central.

 

Actualmente, están surgiendo serias tensiones dentro de la alianza inter-imperialista, que en la práctica se ven a través del inicio de una guerra comercial, principalmente entre los Estados Unidos y otros miembros de la organización. En este contexto, la militarización de la UE con su Política de Seguridad Común y Defensa y la “Estrategia Internacional” de la UE que prevé peligrosos planes como la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO), la Iniciativa de Intervención Europea y la denominada Movilidad Militar, en el marco de cooperación con la OTAN pero que por otra parte ayudará independientemente a los imperialistas de la UE a imponer sus intereses en el extranjero, con el continente africano y Oriente Medio como blancos concretos de la implicación militar de la UE y sus estados miembro.

 

En vista de estos desarrollos, está claro que las alianzas inter-imperialistas se están volviendo cada vez más volátiles, que no pueden ser permanentes y que el sistema capitalista en su base se está haciendo más reaccionario y peligroso. El tan cacareado mito burgués de la UE como un proyecto de paz ha resultado ser exactamente lo contrario.

 

¡Fortalezcamos la lucha contra la UE, la OTAN y todas las alianzas imperialistas!

¡Acabemos con el sistema de explotación que alimenta las guerras y las crisis!

¡Viva el socialismo!