La escasa participación del pueblo de la ARYM en el referéndum fue el elemento básico del proceso de ayer, a pesar del hecho de que por el país vecino desfiló una multitud de funcionarios de la OTAN, de EE.UU. y de la UE, con el fin de ejercer presión para la aprobación del Acuerdo de Prespes y para acelerar el proceso de adhesión del país a las organizaciones imperialistas anteriormente mencionadas.

A pesar de la presión internacional, la escasa participación en un referéndum cuya pregunta fue “¿Está a favor de la adhesión a la Unión Europea (UE) y la OTAN aceptando el acuerdo?”, demuestra que una parte del pueblo de la ARYM mantiene una postura negativa o al menos cautelosa ante el chantaje de que la adhesión a estas alianzas que son hostiles a los pueblos es el único camino.

El resultado del referéndum expresa sobre todo las contradicciones interimperialistas agudas entre la OTAN, EE.UU y la Unión Europea por un lado y Rusia por el otro, así como la intervención de fuerzas nacionalistas.

El gobierno de SYRIZA-ANEL ha quedado expuesto dado que como abanderado de la OTAN ha jugado un papel principal en el chantaje para la aprobación del acuerdo peligroso. Se ha demostrado una vez más que la respuesta al nacionalismo no es el cosmopolitismo, que deriva de los planes para la ampliación de las alianzas imperialistas y es la otra cara de la misma moneda.

La postura aventurera de Zaev que en esencia dijo que ignorará la escasa participación en el referéndum, destaca lo que es la democracia burguesa. De todos modos, no es la primera vez que se intenta revertir, a posteriori, el resultado de un referéndum, que no es del agrado de los centros imperialistas. Sobre este tema,el señor Tsipras puede ofrecer bastante experiencia a señor Zaev.

Es obvio que en el período próximo se continuará la presión para que ambos pueblos acepten el Acuerdo de Prespes y para que avance la integración euroatlántica en los Balcanes occidentales. Continuarán y se intensificarán los antagonismos entre las grandes potencias, que están convirtiendo la región en un polvorín.

El KKE llama al pueblo griego así como al pueblo de la ARYM a forjar su lucha común con solidaridad y genuino internacionalismo, contra el nacionalismo y el imperialismo, contra la OTAN y la UE, los gobiernos y sus partidos. Sobre esta base se puede encontrar una solución mutuamente aceptable, con la eliminación del irredentismo y con un nombre compuesto con referencia geográfica.

 

*Información de la Sección de RRII del CC del KKE