Por el 200 aniversario del nacimiento de Karl Marx

0

Declaración de la Iniciativa Comunista Europea.

“Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo ”.

 

Hace 200 años, el 5 de mayo de 1818, en la ciudad prusiana de Tréveris, nació el gran revolucionario Karl Marx, quien contribuyó decisivamente a la fundación de  la cosmovisión de la clase obrera así como al pensamiento económico, político y filosófico de la humanidad. En conexión con Friedrich Engels, y con su significativa contribución, jugaron un papel clave en los primeros grupos revolucionarios de París. Luchó sin cesar contra varias teorías pequeño-burguesas sobre el socialismo dominantes en aquella época. Tras su deportación a Bruselas en 1845, se unió a la “Liga Comunista” junto con Engels y participaron en su II Congreso, donde tuvieron un rol decisivo en la adopción de las posiciones revolucionarias. Encargados por el Congreso, escribieron el famoso y sin igual “Manifiesto Comunista”, que fue publicado en febrero de 1848.

En este trabajo se explica ingeniosamente el materialismo consecuente que afecta a cualquier aspecto de la vida social, como la pedagogía más completa y profunda de la evolución, dirigida por la teoría de la lucha de clases. Ésta fue la primera vez que se determinó y presentó el papel revolucionario de vanguardia de la clase obrera como fundadora de la nueva sociedad comunista, basado en la conclusión de que “la historia de todas las sociedades existentes hasta ahora es la historia de la lucha de clases” que “conduce necesariamente a la dictadura del proletariado”, el cual “es el único camino para la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases”.

Marx desarrolló su teoría del materialismo en una serie de posiciones estratégicas históricas del movimiento comunista mundial, centrándose sobre todo en el estudio de la Economía Política. Marx revolucionó esta ciencia en sus trabajos “Critica de la Economía Política” (1859) y, por supuesto, en “El Capital” (cuyo primer volumen fue publicado en 1867), el cual analiza el sistema de explotación capitalista, su función económica y que constituye un trabajo único para el proletariado mundial así como una contribución importante a la documentación científica de la explotación del hombre por el hombre, entre otras cosas, con el análisis del concepto de la plusvalía.

Tras la derrota de la Revolución Francesa de 1848, fue deportado a Alemania, Francia y finalmente se instaló en Londres. Allí tuvo un papel dirigente en la “Asociación Internacional de Trabajadores” escribiendo su programa y una serie de resoluciones uniendo en la práctica el movimiento obrero de varios países en un periodo caracterizado por el auge del proletariado y la fundación de partidos socialistas obreros de masas, un periodo marcado por la famosa Comuna de París en 1871.

Los trabajos inigualables de Marx, así como los de Engels y Lenin, constituyen la cosmovisión marxista-leninista. Han inspirado y guiado a la clase obrera con el fin de cumplir su misión revolucionaria, para derrocar el capitalismo y construir la sociedad socialista-comunista. El trabajo de Marx, aun habiendo salido mal parado por incontables distorsiones oportunistas y burguesas y todo tipo de deformaciones en el nombre del marxismo hasta hoy, sigue intacto y jugando un papel irreemplazable en el desarrollo de la lucha de clases.

Los Partidos de la Iniciativa Comunista Europea honramos a Karl Marx y su inestimable contribución continuando en nuestros países la lucha para que el marxismo-leninismo gane la conciencia obrera y popular. Continuamos la confrontación político-ideológica con las teorías burguesas y oportunistas, confirmamos con nuestra cosmovisión marxista-leninista y nuestra actividad la necesidad de la clase obrera de emanciparse y derrocar, en alianza con las demás capas populares pobres, el actual poder burgués, la barbarie capitalista; y de construir el nuevo mundo, el socialismo-comunismo. Con lealtad y compromiso, con optimismo revolucionario, luchamos cada día respondiendo al oportuno llamamiento internacionalista: ¡PROLETARIOS DE TODOS LOS PAÍSES, UNÍOS!