Por una sanidad pública sin la “caridad” de los explotadores

0

La Fundación Amancio Ortega, perteneciente al grupo monopolista del textil Inditex, con más de 152 mil empleados y que opera en más de 7000 tiendas en los cinco continentes bajo diferentes marcas, ha entregado a varias Comunidades Autónomas un total de 320 millones de euros para equipos de tratamiento de radioterapia y diagnóstico del cáncer. Un programa que amplia programas similares desarrollados anteriormente en Galicia y Andalucía.

Se nos dice que muchos equipos podrán ser renovados con tecnología moderna para la lucha contra esta terrible enfermedad. Los medios de comunicación, tanto nacionales como locales se hacen eco de la noticia. Los servicios de radioterapia de los hospitales públicos de España están alborotados ante esta “generosa” aportación. 320 millones para renovar el parque de aceleradores lineales del país, y sin embargo una migaja ante los 72.200 millones que se calcula que posee Amancio Ortega. Un 0,4% de su patrimonio, o lo que es lo mismo, una aportación de 3 euros si la realizara un trabajador con el Salario Mínimo Interprofesional

Ante esta situación el PCPE quiere señalar lo siguiente:

  1. El dinero entregado no es un regalo a la clase obrera. Los miles de millones de euros de Amancio Ortega pertenecen a la clase obrera, pues es con el sudor y el esfuerzo de ésta con la que se fabrica toda su ropa. Amancio Ortega se apropia de esta riqueza creada por nuestra clase de manera directa, explotando a centenares de miles de trabajadores y trabajadoras de todos los rincones del mundo (muchos de ellos niños y niñas), y de manera indirecta mediante complejos entramados fiscales que impiden el pago de impuestos que podrían ir, por ejemplo, a la sanidad pública. Amancio Ortega no es un filántropo, es un oligarca explotador que trata con esta operación de hacer un lavado de cara. Todos los medios de comunicación capitalistas contribuyen a la construcción de la imagen del “buen emprendedor”.
  2. Hoy, solamente con una parte irrisoria del capital de un oligarca se puede modernizar una parte importante del sistema para el tratamiento del cáncer en nuestro país. Pero nuestra salud no puede depender del capricho de un oligarca o del lavado de cara que necesite. 

Este tipo de hechos confirman lo que los y las comunistas venimos señalando desde siempre: la clase obrera podría vivir con cuotas de bienestar inmensamente más altas si desapareciera el régimen parasitario de los oligarcas y la clase obrera fuera dueña toda la riqueza que produce. 

Oficina de prensa del Comité Central del PCPE. 

30 de mayo, 2017.