Discurso íntegro de Ástor García, Secretario General del PCPE, en el acto internacional de los CJC con motivo de la campaña por el 100º aniversario de la Revolución de Octubre, celebrado en Madrid, el 6 de mayo de 2017.

Estimados compañeros, estimadas compañeras, camaradas:

Un muy caluroso saludo en nombre del Comité Central y de toda la militancia del PCPE a este gran acto internacional de la Juventud Comunista, que demuestra lo que tantas veces hemos dicho: vosotros y vosotras, jóvenes comunistas, no sólo sois el futuro de este Partido, sino que sois  la roja semilla de esperanza de miles y miles de jóvenes de nuestro país que hoy padecen las consecuencias de un sistema capitalista que no ofrece ningún futuro.

Un fraternal saludo a las organizaciones internacionales presentes, que con su presencia hoy aquí no sólo refuerzan los lazos de hermanamiento con los Colectivos de Jóvenes Comunistas, sino que también demuestran que el internacionalismo y la solidaridad son seña de identidad de la juventud comunista del mundo. Con vosotros, camaradas, es un inmenso honor compartir trinchera en la lucha. 

El año del 100 aniversario de la Revolución Socialista de Octubre merece muchos actos como éste. Esa revolución victoriosa, que puso patas arriba el mundo capitalista y estableció el primer Estado obrero del mundo, marcó un antes y un después para todos los pueblos del mundo, para los millones de trabajadores y trabajadoras que entonces, como ahora, veían cómo el fruto de su trabajo era expropiado, cómo la riqueza que ellos generaban iba a parar a las manos de unos pocos.

Esos pocos, sus gobiernos, sus iglesias, sus ejércitos y sus policías temblaron ante la realidad de una revolución que no solamente venía a defender los intereses de las grandes mayorías trabajadoras y campesinas, sino a colocarlos en primer lugar, a hacer de su satisfacción la principal prioridad del nuevo Estado soviético. 

Por eso las mentiras, por eso las calumnias, por eso la brutal agresividad de los capitalistas en todos los frentes contra Octubre, contra las consecuencias de Octubre y contra el ejemplo de Octubre. Los capitalistas y sus portavoces, utilizando la gran cantidad de recursos a sus disposición, tratan de difundir un mensaje anticomunista que se basa en el miedo, en la mentira y en la manipulación. Tratan de ocultar los enormes avances sociales de la construcción socialista al tiempo que pretenden igualar al comunismo con el nazifascismo. Prohíben la difusión de las ideas comunistas mientras alientan, financian y promocionan a los herederos de aquellos grupos fascistas y colaboracionistas a los que el Ejército Rojo borró del mapa en su camino hacia Berlín en 1945.

En estas tareas de difamación y de manipulación histórica, los capitalistas cuentan con poderosos aliados dentro de las propias filas del movimiento obrero. Cuentan con los eurocomunistas y con todo tipo de oportunistas, aventureros y trotskistas, cuentan con la socialdemocracia y con los izquierdistas, cuentan en definitiva con todos aquellos que dicen ser socialistas, o comunistas, o los más revolucionarios del mundo, pero que niegan la construcción socialista o que eligen, de entre los distintos momentos y fases por las que atravesó la construcción socialista, aquellos que más les interesan, separándolos de los demás. 

Los capitalistas también cuentan, camaradas, con quienes defienden la construcción socialista desde una posición meramente estética o nostálgica. Refugiarse en la nostalgia es perder. Por eso nosotros no nos quedamos en un aniversario de Octubre sólo basado en el recuerdo de lo que ocurrió, sino fundamentalmente en un aniversario de Octubre basado en tres ideas: conocer, aprender y aplicar. 

Conocer todas las conquistas del poder obrero, todos los avances que lograron los pueblos que construyeron el socialismo, todas las trampas que los capitalistas y sus aliados pusieron en el camino.

Aprender de los errores cometidos en una tarea tan titánica como era darle la vuelta a la economía, a la política, a la cultura, a las relaciones sociales, a las relaciones internacionales. Aprender de nuestros antepasados, aprender para mantener muy vivo el hilo rojo que recorre la Historia. Pero que nadie se equivoque. Aprender de los errores no es negar la NEP, no es negar a Stalin, no es tragarse la propaganda del enemigo de clase sobre la construcción socialista. Aprender de los errores significa poner los medios para que, cuando estemos en la tarea de construir el socialismo-comunismo en España, estemos bien preparados, en lo teórico y en lo práctico, para afrontar los ataques que vengan, internos o externos.

Y aplicar, camaradas, aplicar nuestros análisis, nuestros conocimientos y nuestros aprendizajes a la tarea que tenemos como comunistas, a la tarea que tiene nuestro Partido Comunista, que no es otra que organizar la Revolución Socialista en España, abrir las grandes alamedas de la construcción del socialismo-comunismo en nuestro país, hacer de éste un país para la clase obrera y no para los explotadores.

Por todo ello, camaradas, nuestras responsabilidades son muy altas. Para estar a la altura del ejemplo de Octubre, tenemos que ganar. Y queremos ganar. Queremos dar todos los pasos necesarios para que el Partido Comunista sea la herramienta de la victoria definitiva de la clase obrera. Los estamos dando ya, porque un Partido Comunista no lo es si no tiene unidad político-ideológica, si no tiene unidad organizativa o si los acuerdos no se cumplen. Un Partido Comunista que se conforma con ser marginal está renunciando a su misión histórica. ¡Y nosotros ni hemos renunciado ni vamos a renunciar jamás a la Revolución Socialista, al derrocamiento del poder burgués y a la construcción del socialismo-comunismo, camaradas!

Camaradas, compañeras, compañeros, en nombre del Comité Central del PCPE quiero hacer un llamamiento a reforzar las filas de nuestro Partido, a reforzar las filas de los CJC, a organizar a nuestros compañeros y compañeras en los centros de trabajo y de estudio, en los barrios, a estar presentes y a la vanguardia de los conflictos obreros y populares, a no renunciar a la lucha, a no renunciar a nuestra Historia, a explicar nuestras posiciones y a pelear, cada día, para incorporar a más compañeros y compañeras a la tarea de acabar con el poder capitalista.

¡Octubre nos enseñó el camino, es hora de transitarlo con paso firme y voluntad!

¡Viva el 100 aniversario de la Revolución Socialista de Octubre!

¡Vivan los CJC!

¡Viva el PCPE!

Madrid, 6 de mayo de 2017. Acto internacional por el 100º aniversario de la Revolución de Octubre.

Ástor García, Secretario General del PCPE.

Ástor García, hablando ante el aforo completo en el cierre del acto internacional de los CJC por el 100º aniversario de la Revolución de Octubre.