En las últimas semanas se ha conocido, a través de algunos medios de comunicación, la intención de la empresa ENDESA —perteneciente al oligopolio energético de capital italiano ENEL— de acometer el cierre, con fecha de 30 de junio de 2020, de las centrales térmicas de Compostilla II (Ponferrada, León) y de Andorra (Teruel, Aragón), al no acogerlas a la directiva 2010/75/UE sobre Emisiones Industriales.

No es casualidad que la intención de ENDESA —y por extensión de ENEL— de llevar a cabo las inversiones medioambientales para la reducción de las emisiones de CO2 se vaya a realizar en aquellas centrales a pie de puerto marítimo: As Pontes en Galicia, Litoral en Almería y Alcudia en Baleares, donde el acceso al carbón importado abarata los costes, y donde nunca se consumió carbón nacional, en detrimento de las unidades de producción térmica que, aunque cada vez menos, sí venían consumiendo carbón autóctono para generación eléctrica.

El cierre de dichas centrales térmicas —así como la incertidumbre actual ante la parecida suerte que puedan correr las centrales térmicas en las comarcas mineras de Gas Natural-Fenosa y de Iberdrola— traerá como nefasta consecuencia la pérdida irremediable de miles de puestos de trabajo directos, así como, indirectamente, de sectores auxiliares y de la propia minería del carbón, al reducirse drásticamente los grupos térmicos donde producir electricidad con el carbón nacional.

El Partido Comunista trabaja en la elaboración de un Plan Energético Nacional que contemple un reordenamiento del sistema energético-eléctrico de nuestro país, sobre la base de la inmediata nacionalización de las empresas energéticas y de sus unidades productivas, poniéndolas bajo control de la clase obrera y al servicio de las necesidades del conjunto del pueblo trabajador.

La generación eléctrica es la espina dorsal en el desarrollo económico e industrial de nuestro país. Desarrollo que debe estar dirigido y ponerse al servicio de la clase obrera y del conjunto de la población trabajadora, no de los monopolios nacionales y extranjeros que, únicamente, buscan su propio beneficio.

¡Por la defensa de las centrales térmicas de nuestro país!
¡Por la nacionalización del sector energético-eléctrico!
¡Por un país para la clase obrera!

Secretariado Político del PCPE