Ante el atentado ocurrido ayer en Barcelona, el Secretariado Político del PCPE quiere expresar su más firme condena del mismo y su plena solidaridad con las víctimas, sus familiares y con el conjunto del pueblo de Barcelona que se ha visto afectado por este acto terrorista.

Atentados como el de ayer, pero también los recientes de Londres, París, Niza o Berlín, no son actos aislados, sino que se enmarcan en una muy concreta situación internacional en la que las víctimas siempre son los trabajadores y los pueblos.

El Estado Islámico, que ha reivindicado el atentado, es una creación de las potencias imperialistas occidentales. Tanto Estados Unidos como la Unión Europea han financiado, legitimado y armado a ese grupo para convertirlo en un factor desestabilizador en Oriente Medio, aliado de sus propios intereses geoestratégicos.

Los Gobiernos españoles han sido parte activa de estas maniobras, llegando a apoyar la entrega de armas a grupos terroristas de Siria, interviniendo militarmente en Irak, Siria y Afganistán y cediendo nuestra tierra, nuestro mar y nuestro aire para facilitar agresiones e injerencias en Asia y África.

Sabemos perfectamente quiénes son los cómplices de lo ocurrido ayer en Barcelona. Tanto el Gobierno como la Casa Real son firmes aliados de quienes directamente apoyan y financian el terrorismo yihadista, como Arabia Saudí y el resto de las monarquías del Golfo. Al mismo tiempo, son quienes alientan y difunden el terrorismo en países como Venezuela.

En momentos como éste no caben posiciones ambiguas. Es necesario marcar una clara línea divisoria entre quienes fomentan las guerras y quienes las padecen.

De un lado, quienes apoyan y participan en las guerras imperialistas, quienes fomentan el terrorismo y se benefician del saqueo y expolio de países enteros para luego mantener en condiciones inhumanas a los refugiados en los CIEs o en las fronteras de Ceuta y Melilla.

De otro lado, la clase obrera y el pueblo trabajador, que han expresado de forma contundente su solidaridad a través de múltiples vías, pero sobre todo por medio del personal sanitario -que ha trabajado toda la noche para atender las masivas donaciones de sangre-, de los taxistas -que han ofrecido transporte gratuito a quien lo necesitara durante las horas posteriores al atentado- o de la plantilla de Eulen que, a pesar de los ataques mediáticos que viene sufriendo por su lucha contra la empresa y el Gobierno, ha suspendido temporalmente su huelga indefinida.

En los próximos días vamos a tener que enfrentar episodios de manipulación política e intentos de colocar a la mayoría de la clase obrera y del pueblo trabajador tras banderas ajenas con fines antidemocráticos, antiobreros y represivos. Vamos a tener que enfrentar una campaña de xenofobia y racismo contra la población árabe y/o musulmana.

Por ello, el PCPE hace el siguiente llamamiento:

  • Incrementemos la lucha contra el imperialismo y sus guerras. Debemos denunciar a los culpables de estos ataques y a sus cómplices que favorecen, con sus agresiones y sus alianzas en terceros países, el desarrollo de organizaciones asesinas como el Estado Islámico.
  • Luchemos decididamente contra el racismo, la xenofobia y toda forma de reacción, desarrollando ampliamente la solidaridad con la población árabe y/o musulmana que vive en España.

¡Ni tierra ni mar ni aire para los imperialistas y sus grupos terroristas!
¡Solidaridad internacionalista y de clase frente a la reacción!

Madrid, 18 de agosto de 2017
Secretariado Político del PCPE