Los pueblos tienen el derecho inalienable a rebelarse contra la opresión

1

Trascurridos casi tres años desde la firma de los Acuerdos de Paz de la Habana (26 de septiembre de 2016), la clase dominante colombiana y sus Gobiernos han impedido alcanzar la paz con justicia social ansiada por la inmensa mayoría de los colombianos. En los Acuerdos de Paz, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo alcanzaban un compromiso de desmovilización y entrega de las armas, mientras que el Estado colombiano otorgaba toda una serie de garantías a las fuerzas desmovilizadas, acordándose una hoja de ruta que desembocase en una paz con justicia social poniendo fin al conflicto armado en los términos que figuran en el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera.

El Gobierno colombiano ha traicionado desde un inicio el espíritu y la letra de los Acuerdos de Paz. No sólo no se han perseguido los crímenes de lesa humanidad cometidos durante décadas por fuerzas paramilitares y por el más vil terrorismo de Estado, sino que se han sucedido con total impunidad los asesinatos contra cientos de dirigentes sociales, sindicalistas y guerrilleros desmovilizados. Desde la firma de los acuerdos, han sido asesinados más de 500 activistas sociales, sindicalistas y defensores de los derechos humanos, y 150 guerrilleros desmovilizados. El Estado colombiano y el Gobierno de Iván Duque, han saboteado por todos los medios a su alcance los Acuerdos de Paz, golpeando una vez tras otra a un pueblo que creían inerme.

El pasado 28 de agosto, el comandante Iván Márquez anunciaba desde las montañas de Colombia el reinicio de la lucha guerrillera por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP), resaltando la voluntad de combatir hasta conquistar una paz justa que abra el camino a la edificación de una nueva Colombia.

Nuestro partido ha seguido el proceso de paz con esperanza y prudencia, reservándose cualquier opinión crítica en un ejercicio de responsabilidad y de respeto a las decisiones adoptadas por las organizaciones revolucionarias colombianas. Hoy, ante el anuncio de la reanudación de la lucha armada, una vez que ha sido constatada la traición del Estado a los Acuerdos de Paz y la intensificación de la campaña de terror y exterminio contra las masas populares y contra las fuerzas guerrilleras desmovilizadas, manifestamos nuestra solidaridad internacionalista con los combatientes colombianos que han elegido proseguir el camino iniciado en Marquetalia en 1964.

Para el PCTE, el derecho de los pueblos a la rebelión contra la tiranía y la opresión es inalienable. Estamos convencidos de que la combinación acertada de las distintas formas lucha, logrará derrotar al Estado colombiano, al paramilitarismo y la reacción, y conquistar una paz con justicia social que abra el camino a la construcción de una nueva Colombia.
Condenamos la declaración hecha pública por el Gobierno de España en la que se acusa al comandante Iván Márquez y a las fuerzas guerrilleras de incumplir los Acuerdos de Paz, mientras exonera a los verdaderos enemigos de la paz y silencia los crímenes diarios cometidos contra los luchadores colombianos. El Gobierno del PSOE responde a los intereses de los monopolios españoles, que detestan todo contrapoder que, como el guerrillero, se oponga a sus planes de saqueo y dominación en suelo colombiano. La hipocresía del PSOE, que no ha dudado en prestar su apoyo a los planes golpistas en Venezuela, convirtiendo sus sedes diplomáticas en centros de conspiración en los que acoge y protege al golpista Juan Guaidó, queda de nuevo en evidencia.

El Partido Comunista de los Trabajadores de España, manifiesta su solidaridad internacionalista a los combatientes colombianos, a quienes les corresponde elegir las formas de lucha que mejor se ajusten a las condiciones de terror y extermino impuestas por la oligarquía y su Estado. Seguiremos luchando, junto a nuestros hermanos y hermanas de Colombia, por conquistar una paz con justicia social; seguiremos levantando nuestra voz contra los planes de extermino y los crímenes de lesa humanidad cometidos en Colombia.

¡Contra la oligarquía y sus planes de extermino, con el pueblo colombiano!
¡Viva el internacionalismo proletario!

Madrid, 1 de septiembre de 2019.
Buró Político del PCTE.