¡A los obreros y obreras de nuestro país, a la juventud y al estudiantado, a las mujeres trabajadoras, pensionistas y al conjunto del pueblo trabajador!

 

Compañeros y compañeras:

El PCPE saluda a la clase obrera y a todo el pueblo trabajador con ocasión de la celebración del 1º de Mayo. Nuestro Partido trabaja en el conjunto de los pueblos de España, junto a las organizaciones sindicales, para lograr que este 1º de Mayo se convierta en una combativa jornada de lucha de los trabajadores y trabajadoras, convocando a tomar las calles de nuestro país.

A través del presente llamamiento, el Partido Comunista os traslada su punto de vista sobre el momento que vivimos y las tareas que tenemos por delante si queremos garantizar unas condiciones de vida y trabajo dignas para todos y todas.

Ningún derecho ha sido conquistado sin lucha.

A lo largo de la Historia, la clase obrera ha conquistado sus derechos librando una intensa lucha de clases contra el capital. Nunca nos han regalado nada. Desde los inicios del movimiento obrero, ha sido la movilización de la clase obrera la que ha arrancado a la patronal y al Gobierno los derechos con los que hoy contamos.

Sólo con nuestra lucha organizada podremos mantener los derechos actuales y avanzar en nuevas reivindicaciones que mejoren las condiciones de vida y trabajo de la mayoría social trabajadora. Todos y todas sabemos, por nuestra propia experiencia, que cuando se lucha organizadamente se avanza y que, cuando retrocede nuestra organización y nuestra capacidad de movilización, la patronal y el Gobierno no dudan en golpear a los trabajadores y trabajadoras, en intensificar la explotación laboral y en arrebatarnos derechos sociales.

Por un nuevo ciclo de movilización masiva.

El pasado 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, iniciamos un nuevo ciclo de movilizaciones. Por primera vez en muchos años, la clase obrera se puso masivamente al frente de las luchas por los derechos de las mujeres trabajadoras, recuperando una bandera, la del 8 de Marzo, nacida del corazón del movimiento obrero y que, por distintas vías, nos habían intentado arrebatar, vaciando de contenido lo que nació como un día de lucha.

Millones de trabajadoras y trabajadores nos lanzamos de nuevo a las calles exigiendo la plena igualdad en el ámbito laboral, exigiendo el fin de la discriminación salarial, exigiendo el fin de toda forma de violencia; exigiendo que se creen las condiciones económicas y sociales que permitan liberar a las mujeres de los trabajos reproductivos, poniendo fin a toda forma de opresión para avanzar hacia una sociedad de personas libres e iguales.

En paralelo a los paros laborales y a las masivas manifestaciones del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, millones de pensionistas se movilizaron el 17 de marzo en defensa del sistema público de pensiones, rechazando masivamente la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones que supone la subida del 0,25% planteada por el Gobierno del Partido Popular, muy por debajo de la subida de los precios.

La movilización en defensa del sistema público de pensiones es una lucha a la que todas y todos estamos convocados. La pérdida del poder adquisitivo de las pensiones, el incremento de la edad legal de jubilación, las limitaciones en el acceso a la posibilidad de una jubilación anticipada, las dificultades para acceder a jubilaciones de incapacidad, etc., han sido impuestas por los sucesivos Gobiernos del PSOE y del PP en beneficio de la patronal y de los monopolios, que hacen negocios multimillonarios con los planes privados de pensiones.

Al mismo tiempo que las sucesivas reformas laborales han disminuido sustancialmente las cotizaciones empresariales, disminuyendo con ello la llamada “hucha de las pensiones”, pretenden que dediquemos una parte creciente de nuestros salarios a pagar planes de pensiones privados con los que poder complementar las pensiones públicas, transfiriendo masivamente rentas del trabajo al capital.

La lucha de las mujeres trabajadoras y de los y las pensionistas, acompañados por millones de trabajadores y trabajadoras, se une a la lucha que nuestra clase social lleva adelante en cientos y cientos de empresas, en la que nuestros compañeros y compañeras de clase enfrentan despidos, regulaciones de empleo, reducciones salariales, etc. o por un convenio colectivo que proteja nuestros derechos.

El 1º de Mayo debemos continuar la lucha.

Todas esas luchas, que son las luchas de los trabajadores y trabajadoras de nuestro país, deben proseguir el 1º de Mayo. De nuevo estamos convocados a llenar las calles de nuestras ciudades secundando masivamente las manifestaciones convocadas.

Tras más de una década de crisis capitalista, cuyas consecuencias se han descargado sobre nuestras espaldas, ha llegado la hora de decir ¡basta!, ha llegado la hora de que la clase obrera y todo el pueblo trabajador nos hagamos oír; pues sin nosotros y nosotras no se mueve un engranaje; no funciona la industria, ni el transporte, ni el sector servicios, ni la sanidad, ni la enseñanza… ¡Nada funciona sin nuestro trabajo! Y, puesto que todo lo producimos, tenemos derecho a decidir sobre todos los aspectos de la vida.

Las luchas no terminarán el 1º de Mayo. La Plataforma Estatal por la Escuela Pública, integrada por organizaciones estudiantiles, sindicatos de la enseñanza y asociaciones de madres y padres, han llamado a volver a ocupar las calles el próximo 8 de Mayo, en lo que debe convertirse en una importante movilización contra el “pacto educativo” que pretenden imponer y en defensa de una sistema público de enseñanza al servicio del pueblo trabajador. Debemos organizar el contraataque en los centros de estudio, junto al movimiento estudiantil y la juventud, también en el sector de la enseñanza.

Unificar todas las luchas en el camino de la Huelga General.

En un momento de especial debilidad del Gobierno y de fuertes contradicciones en el seno de la clase dominante, nuestras luchas deben unirse. Debemos preparar las condiciones para avanzar hacia una nueva Huelga General.

  • Derogación inmediata de las reformas laborales y de la reforma de las pensiones.
  • Fin de toda discriminación laboral y de la brecha salarial. ¡A igual trabajo, igual salario!
  • Subida de las pensiones en los mismos términos que suben los salarios de policías y guardias civiles.
  • Eliminación de los contratos en prácticas y formativos. Derogación del Plan de Garantía Juvenil.

El 1º de Mayo debe ser un punto de inflexión en el camino hacia la Huelga General. Ha llegado el momento de unir todas las luchas, de pasar a la ofensiva, de organizar el contraataque.

Fortalecer la organización sindical de la clase obrera.

No hay victoria obrera posible sin organización. Entre nuestras tareas más inmediatas se encuentra la de fortalecer nuestra organización sindical en los centros de trabajo y defender con intransigencia el derecho a la negociación colectiva.

En los últimos años los capitalistas han desarrollado una intensa campaña para desacreditar el sindicalismo. Evidentemente, esa campaña se ha visto favorecida por una práctica sindical errónea, centrada en el pacto y la concertación social, alejada de los centros de trabajo y, con ello, de la propia clase obrera y de sus intereses. Pero somos los trabajadores y trabajadoras quienes, con nuestra acción, debemos corregir esa política abriendo un intenso debate en los centros de trabajo y en el seno de los sindicatos; sin permitir que la propaganda capitalista penetre en nuestras filas.

No será la patronal quien nos diga qué sindicatos necesitamos. Seremos nosotros y nosotras quienes, con nuestra participación y compromiso, corrijamos los errores, cambiemos el rumbo seguido en los últimos años y construyamos una orientación sindical clasista, unitaria, enfrentada a los capitalistas y al capitalismo.

Por tanto, llamamos a la clase obrera a afiliarse masivamente a las organizaciones sindicales, a participar activamente en los centros de trabajo, a levantar una línea sindical clasista basada en la unidad de la clase obrera, en la reivindicación y en la lucha de clases.

A 200 años del nacimiento de Carlos Marx: ¡Proletarios de todos los países, uníos!

Este 1º de Mayo reivindicamos la figura de Carlos Marx en el aniversario de su natalicio. Reivindicamos su figura y su obra, reivindicamos el marxismo-leninismo como ideología y cosmovisión de la clase obrera.

En un momento en que el sistema imperialista mundial da claras evidencias de caminar hacia la barbarie, hacia una nueva guerra generalizada, de la que la agresión al pueblo sirio es tan sólo un sangriento ejemplo, reivindicamos el internacionalismo proletario como principio general de la clase obrera que, con independencia de su nacionalidad, es una sola clase obrera mundial.

Llamamos al conjunto de los trabajadores y trabajadoras a movilizarse en contra de la guerra imperialista, en solidaridad con nuestros hermanos y hermanas de clase de todos los países, exigiendo la salida de España de toda alianza imperialista. ¡Ni tierra, ni mar, ni aire para los imperialistas! Exijamos la salida de España de la OTAN y de la Unión Europea, exijamos el cierre de las bases militares imperialistas en nuestro país.

¡Por un país para la clase obrera!

La Historia ha demostrado que los derechos de la clase obrera no pueden ser garantizados por el sistema capitalista, que se basa, precisamente, en nuestra explotación. Ninguno de nuestros derechos está garantizado en el capitalismo. Por tanto, todas nuestras luchas deben tener como perspectiva general acumular fuerzas para superar este sistema de explotación y barbarie basado en la explotación de unos seres humanos por otros.

Queremos un país para la clase obrera, en el que la propiedad de los medios de producción sea una propiedad social, de todos y todas; un país soberano que rompa con toda alianza imperialista; un país en el que la clase obrera y el pueblo trabajador tomen definitivamente el poder en sus manos. Luchamos por una República Socialista basada en la unión libre y voluntaria de todos los pueblos de España.

No hay futuro en el capitalismo. Ninguna promesa de cambio en el marco del sistema capitalista se verá realizada. En el capitalismo sólo tendremos más explotación, más miseria, más represión y más guerras criminales. Te llamamos a fortalecer las filas del Partido Comunista, a intensificar la lucha y a participar, junto a nuestro Partido, en un 1º de Mayo a la ofensiva.

¡Viva la lucha de la clase obrera!

¡Proletarios de todos los países, uníos!