El Partido Comunista llama a las mujeres y hombres de la clase obrera a apoyar masivamente los paros y huelgas convocados por las organizaciones sindicales para el 8 de Marzo.

Las condiciones de trabajo y de vida de las mujeres trabajadoras de nuestro país siguen
empeorando. Los índices de paro femenino aumentan y aumenta la precariedad a través de contratos temporales y a tiempo parcial. Se incrementa la brecha salarial por el hecho de que seamos las trabajadoras quienes asumimos en el ámbito doméstico las tareas de cuidados. La escalada privatizadora de servicios públicos que llevan a cabo los gobiernos capitalistas beneficia a las grandes empresas y no a nosotras.

Por esta realidad y por estas condiciones las mujeres trabajadoras somos víctimas de opresión y de violencia, tanto en el ámbito laboral como el doméstico. Sufrimos situaciones de discriminación, de violencia y de acoso que ningún “pacto de Estado” va a resolver si no nos organizamos y luchamos.

No se puede confiar en un Estado ni en unos gobiernos que sirven a los intereses de la patronal, a los intereses de quienes se benefician directamente de la bajada de nuestros sueldos y del empeoramiento de los servicios públicos. Los gobiernos que obedecen a la misma patronal que nos despide por estar embarazadas no van a establecer medidas serias a favor de las mujeres trabajadoras. Debemos conquistarlas nosotras luchando hombro con hombro con el resto de nuestra clase.

Muchos partidos, sindicatos y asociaciones de mujeres mantienen un discurso hipócrita y vacío. Hablan de “pactos institucionales” para mejorar la situación de las mujeres pero son incapaces de resolver los problemas que la mujer trabajadora enfrenta a diario en el trabajo, en la calle y en la casa. PSOE y PODEMOS, en su reciente acuerdo presupuestario, han reducido sus políticas sobre mujer a guiños y gestos que no dan marcha atrás en la privatización de los servicios públicos ni avanzan hacia la incorporación plena y con derechos de las mujeres a las tareas productivas.

Por nuestra posición desigual en la producción, en la sociedad, entre las mujeres trabajadoras y las mujeres de la burguesía no hay ni puede haber unidad de intereses.

El 8 de Marzo es el Día de la Mujer Trabajadora, es un día de reivindicación y lucha de las mujeres de la clase obrera, en los centros de trabajo, en las calles, haciendo fuerza con el resto de compañeros, demostrando que las victorias de la clase obrera vienen siempre de su unidad.

La organización y la lucha, el único camino

Vamos a la Huelga el 8 de Marzo para colocar las reivindicaciones de la mujer obrera en el centro de la lucha general de todos los trabajadores. Abramos un nuevo ciclo de movilización y lucha que rompa con la desmovilización y las falsas ilusiones: no es posible gestionar el capitalismo a favor de la mujer trabajadora, porque no es posible gestionar el capitalismo a favor de los intereses del pueblo trabajador en general.

El Partido Comunista llama a las trabajadoras y a los trabajadores a paralizar los centros de trabajo y estudios el 8 de Marzo, a participar en las movilizaciones convocadas por las organizaciones obreras y a convertir el 8M en una gran jornada de lucha y de acumulación de fuerzas para derrocar al sistema capitalista que engendra violencia, machismo, explotación y desigualdad.