Contra la temporalidad y el trabajo gratis ¡Organizamos la ofensiva!

0

Llegan las navidades y desde los CJC volvemos a denunciar la precaria situación de los miles y miles de jóvenes de nuestro país: temporalidad, horas sin cobrar y pésimas condiciones laborales. Son las consecuencias de su crisis de las crisis cíclicas del capitalismo. Desde hace años han impulsado una serie de ataques contra la clase obrera para conseguir recuperar e incrementar sus beneficios: tirar por los suelos nuestros derechos laborales, recortar y privatizar nuestros servicios públicos, echarnos del sistema educativo y precarizar la vida en nuestros barrios. Esta es la única forma que el capitalismo tiene de salir de la crisis: aumentando la explotación sobre los trabajadores. 

Durante el periodo navideño aumentan las plantillas del sector comercial en un 10%, siendo un total de 387.000 aproximadamente los contratos que se firmarán en los próximos meses. Contratos temporales para la juventud mayoritariamente. Además en este periodo las grandes superficies amplían sus horarios, es decir, aumentan las horas extras de miles de trabajadores; horas de trabajo que no se cobran en la mayoría de casos. Especialmente sangrante es el caso de la apertura en festivos y domingos, únicos días a la semana para el descanso y ocio de la juventud obrera. En el sector comercial el aumento de la explotación hacia la juventud es muy acusado en esta época, pero no se queda atrás el sector hostelero: restaurantes, bares y hoteles aumentan las plantillas en el mismo sentido.

La juventud está abocada en esta situación a una emancipación tardía, a no poder desarrollar un proyecto de vida propio y digno. El capitalismo no tiene nada más que ofrecernos y la tendencia es mucho más preocupante: cada vez son más generalizados los casos de explotación encubierta en forma de falsos autónomos que utilizan grandes monopolios como Deliveroo, Glovo o Amazon. El capitalismo avanza hacia un modelo de relación laboral basada en la competitividad absoluta entre miembros de la misma clase, un modelo carente de derechos donde la burguesía no arriesga nada. 

Ante esta alarmante situación la juventud obrera solo tiene una vía, el capitalismo no se puede reformar y cada vez tiende más a la reacción como única forma de salvarse. Ante ello la solución solo puede ser: Organizar la ofensiva desde todos los campos de nuestra vida. Los obreros y obreras debemos volver a tomar los sindicatos, organizarnos en nuestros centros de trabajo y luchar desde nuestra realidad para poder cambiarla. La consigna de que La lucha es el único camino cobra hoy más sentido que nunca.

Compañero y compañera, es el momento de construir nuestro futuro digno, reforzando la Juventud Comunista y construyendo un país para la clase obrera. 

Por una vida digna ¡ORGANIZAMOS LA OFENSIVA!

Colectivos de Jóvenes Comunistas